Estudian lanzar créditos hipotecarios atados al salario en lugar de a la inflación

Alberto Fernández dijo que el Gobierno quiere impulsar "nuevos créditos para la clase media" y cambiar la fórmula para que "no se conviertan en un dolor de cabeza" como los UVA. Cómo evolucionaron ambos índices hasta hoy.

En el marco del Día de la Construcción, el presidente Alberto Fernández anunció que su Gobierno está analizando lanzar nuevos créditos hipotecarios para la clase media, pero atados a los salarios y no a la inflación, como ocurre con los créditos UVA-

“La construcción es un motor central para el desarrollo económico argentino , destacó el mandatario en la celebración, que se realizó en la sede de la cementera Loma negra y que él encabezó vía teleconferencia desde la residencia de Olivos. El Presidente lanzó además una dura advertencia a las empresas que, entiende, acaparan materiales para la construcción especulando con eventuales subas de precios.

En el acto, Alberto adelantó que se están estudiando “nuevos créditos hipotecarios para la clase media como la posibilidad de cambiar las "fórmulas de actualización (para) que esas deudas se actualicen solo teniendo en cuenta el salario" y "no se convierta en un dolor de cabeza como resultaron ser los UVA".

El Presidente ya había anticipado su intención de avanzar en esta nueva formula para lanzar creditos hipotecarios cuando en octubre recibió la visita de integrantes de la Cámara de la Construcción. En ese encuentro mencionó la idea de envíar al Congreso dos proyectos de ley con los que cristalizar una fuerte apuesta por conducir a una reactivación de la economía a través de la construcción privada y su efecto multiplicador, mediante iniciativas que aspiran a insuflar aire tanto del lado de la oferta como de la demanda.

El reemplazo de los UVA por préstamos que se ajusten por salario fue, precisamente, una de esas iniciativas, en relación a la demanda, mientras que, por el lado de la oferta, estuvo en la mesa la idea de un nuevo perdón fiscal para los que exterioricen fondos en uno de los sectores que más fue golpeado por las restricciones de circulación y actividad que se instrumentaron en marzo pasado para limitar la propagación del nuevo coronavirus entre la población.

 

 

UVA versus salarios

El crédito hipotecario tuvo un relanzamiento en la primera parte del gobierno de Mauricio Macri con el lanzamiento de los préstamos actualizados por UVA. Al tener una fórmula variable (una suerte de indexación por inflación) permitían que las cuotas iniciales fueran menores que con los créditos tradicionales y eso, a su vez, hacía posible “calificar con ingresos más bajos.

Sin embargo, la aceleración de la inflación provocó numerosas protestas de parte de los hipotecados, que veían no sólo cómo las cuotas se les hacían cada vez más difíciles de pagar sino cómo también, por la indexación del capital, en muchas oportunidades cada vez era mayor (nominalmente) el monto que adeudaban.

Los créditos UVA tomaron su nombre de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que en marzo de 2016, cuando se creo esa unidad, equivalían a una milésima parte del costo de construcción de un metro cuadrado. La UVA se ajustó desde entonces por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), que a su vez toma el Índice de Precios al Consumidor del Indec.

 

La propuesta que esbozó Alberto pretende indexar los valores de los créditos por la variación salarial en vez de por la inflación. Eso beneficiaría a los deudores siempre y cuando los salarios aumenten menos que la inflación... a no ser, claro, que la fórmula incluya algún tope vinculado a la inflación.

De todos modos, eso (que la inflación le gane a los salarios) es lo que ocurrió en los últimos años: si se toma como punto de partida marzo de 2016 -cuando arrancaron los UVA- y como punto final agosto de este año -el último mes del que hay datos oficiales del Indec sobre la variación salarial-, la UVA aumentó un 307%, mientras que los salarios se incrementaron un 247%. Si se toma de base octubre de 2016 (que el índice de salarios toma como base 100), la UVA aumentó un 244%, frente al 184% de los salarios.

En forma simplificada, la fórmula UVA apunta a mantener la relación con un costo teórico del metro cuadrado (el tomado en marzo de 2016 actualizado por inflación); una fórmula atada a la variación salarial intentaría mantener fija la relación con el sueldo.

Hoy los valores de los créditos UVA permanecen congelados hasta enero por decisión del Gobierno.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios