Lacunza: "Veníamos de un año y medio de estancamiento y la foto del final será peor

El ex ministro de Hacienda cuestionó el exceso de emisión. “Otra vez volvimos al déficit fiscal  y lo estamos financiando con la emisión", sostuvo.

El último ministro de Hacienda de Mauricio Macri, Hernán Lacunza, se refirió a la coyuntura económica presente y pronosticó mayor pobreza, desempleo e inflación para cuando termine la pandemia.

"Veníamos de un año y medio de estancamiento, la foto del final va a ser peor, más reprimida la caída de la actividad. En ese contexto, sin ahorro y sin crédito, la capacidad de acción del Estado es limitada", dijo el exfuncionario.

“Hay dos fotos inexorables: las víctimas sanitarias y las víctimas económicas. Argentina adoptó más un extremo para que la primera foto no sea tan dramática, a costa de la segunda. Es una cuestión de política“, apuntó Lacunza en diálogo con radio La Red.

El ex funcionario también cuestionó el exceso de emisión: “Otra vez volvimos al déficit fiscal  y lo estamos financiando con la emisión. No agreguemos una tercera foto dentro de un par de meses que no va a ocurrir en el resto del mundo, que además de las victimas sanitarias y de las victimas pymes tengamos un proceso de inestabilidad inflacionaria por un exceso de emisión“.

Y advirtió: “Vamos a tener caídas del producto más delicadas y la foto del final va a ser peor“.

Lacunza aseguró que habrá mayores problemas en todos los índices económicos: “El comportamiento de caída rápida y recuperación más lenta es lo que uno puede esperar para la Argentina. Pero cuando uno está en el pozo…. van a quedar efectos duraderos de la pobreza, el desempleo, más tarde la inflación…“.

Con respecto a la deuda externa, el ex ministro fue crítico de Martín Guzmán y dijo estar “preocupado .

“La negociación de la deuda está en veremos, debería haber durado menos, sobre todo porque la extensión no es gratis. Mantener en este escenario de tanta incertidumbre local y mundial un tema abierto que agrega incertidumbre, que no es gratis en términos de reservas, de riesgos cambiarios… estoy un poco preocupado“, analizó.

“Todos tenemos información fragmentada. A pesar de esas idas y vueltas, nadie se levantó de la mesa y eso es positivo. Hace rato que terminó el partido y el tiempo de alargue. Argentina dejó de pagar el 22 de abril y el alargue terminó el 22 de mayo y nadie se fue al vestuario“, aclaró Lacunza.

Y cerró: “Cuando el tiempo del regateo natural de una negociación terminó, y cuando estas negociando en nombre de 45 millones de personas, apuntarle al fleje no es negocio. Si pega en la línea, todos aplauden, pero si pega dos centímetros afuera tenés un problema con 45 millones de pasajeros a bordo. Eso no es pagar más; es pagar lo mínimo posible pero no tardar siete meses“.

Tags relacionados