La soja se dispara en Chicago y toca nuevos máximos en 27 meses

Los futuros de la soja subieron con fuerza ante recortes en la producción norteamericana en medio de una intensa demanda por parte de China. Las alzas superaron los u$s 10 por tonelada. Las mejoras se reflejaron en los negocios locales.

Los futuros de la soja en el mercado de Chicago se dispararon este viernes más de 10 dólares, o 2,8%, este viernes hasta un nuevo máximo de 2020 como consecuencia del recorte de la producción norteamericana por la sequía y en momentos en que la demanda china por el poroto se mantiene firme.

El contrato más activo de la oleaginosa, noviembre 20, llegó a superar los u$s 371 por tonelada. La jornada terminó con subas que dejaron a ese contrato en u$s 367 la tonelada, el mayor nivel desde el 5 de junio de 2018.

La escalada de la soja se aceleró este viernes primero por los datos semanales de exportaciones de EE.UU, que arrojaron un salto intersemanal de 71% en los despachos al exterior, principalmente China, que desde fines de agosto se muestra muy activa en la compra de commodities tanto norteamericanos, como brasileños y argentinos.

 

La disparada se completó luego de que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) convalidó el recorte en la producción norteamericana que presagian los analistas ante el clima adverso en la etapa previa a la cosecha.

Para el Usda, la campaña sojera en EE.UU. dejará 117,38 millones de toneladas, un recorte de más de 3 millones respecto de lo que esperaba en agosto. A eso sumó, con la demanda agregda, una reducción en los stocks finales de 10 millones de toneladas.

"La caída del stock sustenta la tónica alcista del mercado y acentuará la tensión del mercado durante la recolección", indicó un informe de la corredora Granar.

Por otra parte, el USDA incrementó su estimación de cosecha sojera 20/21 de Brasil. en plena etapa de siembra, para la que espera una producción de 133 millones de toneladas, 2 millones de toneladas más que en su reporte de agosto.

Si bien el solo dato de mayor producción brasileña puede resultar bajista para los futuros en Chicago, los números pueden cambiar dado que la sequía está impactando en Brasil y la cosecha recién estará disponible hacia febrero.

A la vez, el organismo norteamericano elevó a 99 millones de toneladas la estimación de compras totales de por parte de China, lo que implica una suba de 1 millones de toneladas desde lo estimado el mes pasado y con respecto a las adquisiciones efectuadas desde Beijing durante el anterior año agrícola.

Eugenio Irrazegui, del área de Research de Zeni, evaluó que las subas en Chicago responden también a que la oferta de soja de Brasil en estos momentos esta muy ajustada, dado el "agresivo programa exportador en los primeros siete meses del año". Eso ayuda a que China se vuelque a comprar soja en EE.UU. más allá de los acuerdos alcanzados para dar fin a la guerra comercial entre ambas naciones.

Renovado alivio

Las mejoras externas para la soja, que se vienen registrado desde fines de agosto y que consolidaron este viernes el mayor rally para la oleaginosa en los últimos 40 años (al menos en los contraos mas cercanos), tuvieron su correlato en el mercado local, donde la posición noviembre subió 4 dólares por tonelada, hasta u$s 268.

Y renuevan el alivio sobre todo para las cuentas públicas, dado que la oleaginosa y sus derivados son el principal generador de divisas por exportaciones del país.

Además, con el repunte de cotizaciones se espera que los productores se desprenderán de parte del poroto que les queda por vender, sobre todo de cara a los gastos para la nueva campaña gruesa, que para la siembra de soja arranca en un mes.

Las ventas a la exportación o la industria acumulan a la fecha 30,8 millones de toneladas, un 62% de la producción total (que no llegó a las 50 millones de toneladas).

Hasta el 4 de septiembre, según se desprende de la última información oficial disponible, los productores tenían aún en su poder unas 18,8 millones de toneladas de la soja que se terminó de recolectar hacia el otoño. En siete días, coincidentes con las primeras alzas de la soja hacia u$s 350/355 dólares por tonelada, vendieron más de medio millón de toneladas.

Si a ese volumen se le suma lo comerciado pero con precio abierto suman 26,8 millones de toneladas de la oleaginosa que todavía no tiene valor.

Por eso a cálculos teóricos, la mejora en Chicago, revalorizó a la soja sin comercializar en más de u$s 1800 millones, desde el piso de cotización alcanzado el 21 de abril pasado, cuando el entonces contrato más activo en Chicago cerró en u$s 299 la tonelada, y el cierre de este lunes.

A nivel general, en tanto, la campaña sojera local, que terminó en 49,6 millones de toneladas -según las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires,- redundaba en u$s 14.830 millones a precios de ese día de abril en el que el impacto de la pandemia por coronavirus se llevó puesto al petróleo y a los commodities agropecuarios, sobre todo a la oleaginosa y el maíz, materias primas de los combustibles "verdes".

En tanto, a valores de Chicago de este viernes 11 de septiembre, la campaña sojera argentina vale u$s 18.400 millones, un repunte de 24% desde ese piso o en torno a u$s 3500 millones.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios