La recaudación bonaerense cayó más de 20% en términos reales

Por las medidas de confinamiento por el coronavirus que abarcaron todo el mes, los ingresos tributarios subieron sólo 13,7% en términos nominales, más de 30 puntos porcentuales por debajo de la inflación de los últimos 12 meses.

La recaudación de impuestos de la provincia de Buenos Aires alcanzó en mayo los $ 32.464 millones, lo que significa un incremento de 13,7% en términos nominales en la comparación interanual, informó la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA).

Sin embargo, frente a una inflación de alrededor de 44,2%, el dato implica una caída de 21% en términos reales en otro mes totalmente abarcada por las medidas de confinamiento, que en la Provincia prácticamente no se flexibilizaron.

Se trata de una mejora marginal respecto a la variación nominal de abril, que había sido de apenas 11,5%, también impactada de lleno por las restricciones a gran parte de la actividad económica. 

La caída “es consecuencia de la pandemia, las medidas de aislamiento social y la baja del nivel de actividad. Ya veníamos inmersos en una crisis. Ahora esa situación se profundizó por efecto del coronavirus , apuntó Cristian Girard, director de ARBA.

El funcionario también aseguró, sin embargo, que el impacto en los ingresos terminó siendo menor al esperado gracias a que desde Nación y Provincia tomaron "medidas para evitar que la caída fuese más pronunciada .

“De aquí en adelante, con el sistema de fases y los cambios paulatinos en la modalidad de aislamiento, pensamos que habrá una recuperación gradual de la actividad, lo que posibilitará mejorar el desempeño de la recaudación, a pesar de las dificultades. Eso es muy importante, porque la Provincia necesita recursos para seguir atendiendo las consecuencias de la pandemia , agregó Girard.

Fuente: ARBA

En los primeros cinco meses del año, los ingresos tributarios acumularon los $ 175.211 millones, un incremento nominal de 24,4%, pero una baja real de 14%.

Por impuestos, el aumento nominal de Ingresos Brutos fue de 18,1% respecto a mayo de 2019, apenas por debajo del incremento interanual de 18,6% registrado en abril. En términos reales, sin embargo, el golpe fue marginalmente menor.

Se trata de la principal vía de recaudación bonaerense, al percibir $ 23.607 millones, el 72% del total, por lo que un incremento de más de 25 puntos porcentuales por debajo de la inflación del período implica una caída de la actividad económica.

Fuente: ARBA

En el acumulado del año, la recaudación de Ingresos Brutos alcanzó los $ 125.701 millones, un 32,8% más que en los primeros cinco meses de 2019. 

Por otro lado, lo embolsado a través del impuesto Inmobiliario alcanzó los $ 2254 millones con un crecimiento interanual del 77,0%, desempeño atribuible principalmente a la modificación del calendario de vencimientos respecto a 2019 y recaudación de los tributos inmobiliarios edificado y rural, indicó ARBA.

"Dadas las modificaciones en el calendario de vencimientos, para evaluar el ritmo de crecimiento interanual de la recaudación del impuesto inmobiliario es útil considerar la recaudación acumulada luego de transcurrida la misma cantidad de días hábiles posteriores al vencimiento en ambos años", señaló.

Ajustado por la cantidad de días hábiles transcurridos, el incremento nominal queda apenas por debajo de la inflación: el impuesto al edificado subió 41,5%; el rural, 41,2%, y el baldío, 30,4%, la menor suba.

La recaudación del impuesto a los Automotores (y Embarcaciones Deportivas( alcanzó los $ 4211 millones con un aumento de 13,5%. "Este magro resultado responde tanto a diferencias en el calendario de vencimiento respecto del año anterior como al impacto de la crisis del coronavirus", apuntó ARBA.

"Al igual que en el caso de impuesto inmobiliario, para evaluar el desempeño interanual de la recaudación de este impuesto es conveniente considerar la recaudación acumulada en ambos años luego de transcurrida la misma cantidad de días hábiles", señaló.

La recaudación del impuesto de Sellos alcanzó los $ 1883 millones con una caída interanual de 18,2%. "La explicación de esta caída se encuentra en el desempeño de dos de los principales regímenes de recaudación de este impuesto: Escribanos y Registro Seccional Automotor", indicó ARBA.

En el primer caso, la caída interanual fue de 92%, variación compatible con la parálisis de compraventa de propiedades determinada no sólo por la crisis económica en el marco de la pandemia sino también por el cierre de las escribanías. En el segundo caso, la retracción interanual fue de 46%, fuerte caída a pesar de que se autorizó la compra venta de vehículos automotores.

 

 

 

Tags relacionados