La recaudación bonaerense cayó 22% en términos reales por la recesión y alivios impositivos

En abril, los ingresos tributarios subieron un 11,5% en términos nominales, más de 35 puntos menos que la inflación de los últimos 12 meses, informó ARBA. La leve suba de Ingresos Brutos denota la caída de la actividad, mientras impactó también la prórroga en el Inmobiliario urbano y en Automotores.

La recaudación bonaerense alcanzó los $ 29.626 millones en abril, lo que significó una suba de 11,5% nominal, más de 35 puntos por debajo que la inflación registrada en la provincia de Buenos Aires en los últimos doce meses, informó la Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA), lo que implica un deterioro real de los ingresos de casi 23%.

El reporte indica que en el acumulado del primer cuatrimestre los ingresos tributarios fueron de $ 142.746 millones, un 27% más que el mismo período de 2019.

"Esta variación estuvo explicada por el impacto de las medidas de aislamiento tomadas en el marco de la crisis sanitaria del coronavirus, que redundaron tanto en una caída del nivel de actividad como en medidas de administración tributaria tendientes a aliviar la situación de los contribuyentes, que a su vez redujeron el nivel de recaudación del mes", señaló.

 

 

El alza de la recaudación estuvo principalmente apuntalada por Ingresos Brutos, que subió un 18,6% nominal en términos interanuales.

"Esta cifra indica una fuerte caída del nivel de actividad, que se manifiesta en la baja de ventas, sobre las cuales se recauda el impuesto", asevera el informe.

Por su parte, el impuesto Inmobiliario subió un 51,6% en términos nominales, pero impulsado por el componente rural que creció 626% por el incremento que las alícuotas tuvieron el año pasado. En tanto, el componente edificado cayó 29% y el baldío 50%, mientras el tributo sobre los Automotores cayó 41%.

En este punto, ARBA destacó que los vencimientos de los Impuestos inmobiliario urbano y de Automotores fueron prorrogados, lo que explica las variaciones negativas. "También impactó la aprobación tardía de la Ley Impositiva 2020", agregó el informe.

El impuesto de Sellos tuvo una caída nominal de 14,7% en términos interanuales, profundamente afectada por la caída de actividad asociada a la crisis sanitaria, en particular por el desplome del patentamiento automotor y de las operaciones en Escribanías.

En tanto, el cobro de Planes de Regularización de Deudas cayó 58,6%, en parte como resultado por la prórroga otorgada en los vencimientos de planes de pago.

Tags relacionados