La propuesta de Cippec para crear un ingreso universal a la infancia y luchar contra la pobreza

El centro de estudios propone una reestructuración de la AUH, asignaciones familiares y deducciones de Ganancias. Se busca universalizar la cobertura y reducir las diferencias jurisdiccionales.

El sostenido aumento de la pobreza en la Argentina, acentuado por la actual crisis, tiene un impacto especial en los niños y adolescentes. De hecho, según Unicef, se acerca al 60% la pobreza en esa población. Por eso es que el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, Cippec, elaboró una propuesta para atacar esa realidad por medio de una redistribución e incremento de las transferencias existentes.

De esta forma, el objetivo es arribar a un ingreso universal a la infancia. “La pobreza y la indigencia están infantilizadas. Hay argumentos de sobra para invertir más en la infancia , sostiene vía zoom Gala Díaz Langou, responsable de la investigación junto a José Florito y Matilde Karczmarckzyk.

El estudio se detiene sobre los tres tipos de transferencias que se destinan a la infancia en la Argentina: la Asignación Universal por Hijo, las Asignaciones Familiares y las deducciones del Impuesto a las Ganancias.

Sobre el diagnóstico de la actual situación, desde Cippec detectan tres inconvenientes. En primer lugar, la cobertura: hay un 8,8% de niños a los que no alcanzan estas transferencias. Se puede dar por distintos factores. Por ejemplo, no se cumplen los requisitos solicitados en la AUH, no hay un adulto a cargo o son hijos de inmigrantes. Igualmente, Díaz Langou considera que “es un porcentaje relativamente bajo, estamos cerca de llegar a la universalidad , lo que funciona a la vez como un incentivo.

El segundo inconveniente es la suficiencia: no alcanza para cubrir las necesidades de alimentación de los niños. Y el tercero es la inequidad jurisdiccional: tanto la AUH como las asignaciones familiares tienen zonas prioritarias, que “son distorsivas según Cippec.

A partir de allí, se elaboran dos posibles escenarios de reforma gradual desde este año hasta 2030. En la primera propuesta, se incrementaría la inversión en estas transferencias en $66.375 millones, lo que equivale a un 0,28% del PBI. Sin embargo, se ampliaría año tras año hasta que el incremento sea en 2030 de $695.099 millones. Es decir, el 3,06% del PBI.

En el segundo escenario, la inversión extra también sería de $70.682 millones para este año, pero se extendería hasta $1,1 billones para 2030. En términos relativos, un aumento del 5,17% para 2030.

Además, se plantea modificar las diferencias regionales actuales. Según este planteo “hay que tener en cuenta el poder de compra más que el costo de vida . En este caso, se desincentivarían la ciudad de Buenos Aires y la Patagonia.

Por otro lado, el proyecto busca eliminar las corresponsabilidades que hoy tiene la AUH, que son los controles sanitarios, el control de vacunación y el certificado de alumno regular para los mayores de cinco años, ya que generan inequidades relativas a cuestiones de género, según explican desde Cippec. También se propone eliminar la restricción que marca que a partir del sexto hijo no se cobra la AUH o los hijos de inmigrantes. En estos casos para avanzar hacia la universalidad del sistema.

Según las proyecciones realizadas, estas mayores transferencias generarían un impacto positivo en la economía. La simulación a cuatro años indica que se recuperaría el 56% de la inversión mediante impuestos, que se generarían 282.000 puestos de trabajo y que el PBI crecería un 1,4%.

Acceder al informe completo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios