LA CC Y OCAÑA RECHAZAN UN PROYECTO PARA DEMORAR CONTROLES EN LOS ESTADIOS DE FÚTBOL

La pelea de Carrió y Angelici podría complicar a Boca

En la antesala de la campaña, el frente electoral del PRO, la Coalición Cívica (CC) y Confianza Pública (el espacio de Graciela Ocaña), bautizado Vamos Juntos, ya sabe por donde no logrará avanzar. Los socios se cruzan reproches por un proyecto de ley que prevé adecuar las normas de seguridad en los estadios de fútbol y dar respiro a los clubes, que están a punto de quedar al margen de la ley por no contar con butacas individuales en el 75% de sus gradas.

Carrió y Ocaña avisaron que no votarán el proyecto tal cual fue presentado, por considerar que es una ley hecha a la medida del presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, quien pelea desde hace tiempo por evitar una baja sensible en el aforo y de la recaudación mientras prepara un plan para comprar las viviendas linderas y expandir la Bombonera.

El expediente que tramita la Comisión de Seguridad corre a vuelo de pájaro por los pasillos de la Legislatura, de modo que el oficialismo pueda llevarlo al recinto antes del 30 de junio, justo a tiempo para evitar que los clubes caigan en falta con una ley anterior que exige cumplir con las tres cuartas partes de las graderías con asientos antes de esa fecha.

La comisión que preside Juan Pablo Arenaza, un hombre del oficialismo que responde a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, recibió los dardos de la CC hacia Angelici, por encomienda de su jefa política, Elisa Carrió. También el espacio de Ocaña, quien ha permitido la sanción de leyes sensibles a los intereses del Pro en las últimas sesiones, anticipó su negativa. Es que la hormiguita, autora de un libro sobre la corrupción, no quiere dar el brazo a torcer tras haber denunciado a la dirigencia del fútbol argentino, incluso ante la Conmebol.

La propuesta presentada por el jefe del bloque PRO, Francisco Quintana, prevé establecer que los clubes de Primera y de la B Nacional cuenten, al 31 de diciembre de este año, con un 50% de las graderías provistas de asientos individuales, y recién a fines de 2019 con el 75% de la superficie en iguales condiciones. Eso daría dos años y medio los clubes para ajustarse a un requisito legal impuesto por primera vez en julio de 2008, pero que viene dilatándose desde entonces por la presión de los dirigentes.

Desde la CC reconocieron que hoy en día no hay acuerdo, pero confían en fijar posición antes del final de la semana. Arenaza oficia de mediador entre los que se oponen al proyecto y los miembros del PRO vinculados a Boca Juniors, que esta noche se verán con Angelici en el restorán del Club Español. Como prueba de fe, el legislador ofreció incorporar modificaciones. La solución podría llegar por medio de un borrador elaborado en base a un proyecto del opositor Gabriel Fuks, con aportes del oficialismo y sus adláteres.

 

Tags relacionados