La misión volvería a reunirse con Guzmán el fin de semana y retornará en noviembre ya para negociar

La delegación se quedará hasta el domingo en la Argentina para con fines exploratorios y el mes que viene iniciarán las charlas formales para el nuevo programa y el FMI avisó que no pedirá ajuste del gasto

Las reuniones de la delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) con los dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) y con los de la Confederación General del Trabajo (CGT) no constituyen la escala final de esta semana de trabajo, dado que los funcionarios regresarán el domingo a Washington DC, no sin antes tener un nuevo encuentro con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Julie Kozak, la directora adjunta del Departamento para el Hemisferio Occidental del Fondo, y Luis Cubeddu, jefe de la Misión para la Argentina, ya se entrevistaron con el jefe de la cartera económica el martes para un repaso y una puesta a punto de los aspectos generales de la complicada coyuntura de la macro.

Tras profundizar con las autoridades del Banco Central (BCRA), con empresarios del sector fabril y sindicalistas, la delegación se juntaría una última vez con Guzmán a modo de cierre.

No obstante, el encuentro volvería a ser en carácter exploratorio de las circunstancias y las medidas y prioridades que tiene el Gobierno en su agenda económica, dado el escenario de incertidumbre que se manifiesta en la volatilidad en el frente cambiario y el goteo cada vez más persistente de las reservas internacionales del BCRA.

La idea de ambas partes es retomar el contacto en noviembre, ya como un inicio formal de las negociaciones por un nuevo programa de financiamiento que cubra los casi u$s 45.000 millones de capital que adeuda Argentina. 

En principio, el Fondo avisó que no pedirá en primera instancia un ajuste del gasto para achicar el enorme déficit fiscal primario, que este año llegaría a 8% del PBI y el año que viene bajaría a 4,2% por la desaparición de las partidas asociadas a la cuarentena, como los subsidios del ATP o el IFE.

Aunque se cumpla esta previsión, el agujero fiscal continuaría en niveles elevadísimos y los expertos coinciden en que se necesitan señales más consistentes para sumar confianza y estabilidad.

A pesar de las crecientes urgencias de la economía, el objetivo del Gobierno sigue siendo llegar a un arreglo antes de abril de 2021. Esta idea está plasmada en el proyecto de Presupuesto, que asume que no se afrontarán vencimientos de principal con el FMI hasta 2024, mientras que los intereses por u$s 3735 millones del año que viene sí se abonarán, con desembolsos de otros organismos multilaterales.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios