La gran apuesta oficial: con la contención de paritarias, buscan cerrar el año con IPC en 35%

Los datos de un quiebre en la inflación hacia el 3% en enero esperanzaron al oficialismo. Los analistas son más cautos: dudan de la consistencia del cepo, las negociaciones salariales y los congelamientos de tarifas.

La inflación terminó 2019 en 53,8%, el récord de los últimos 28 años. Las perspectivas para el año que comenzó no son optimistas, pero al menos marcarían una leve baja. De hecho, en el Gobierno se esperanzan en poder comprimir las presión en los precios y que 2020 cierre con un IPC anual de 35 por ciento.

Ese es el número que se manejan en los pasillos oficiales, según pudo confirmar El Cronista de más una fuente. De hecho, en el inicio de las negociaciones salariales, algunos de los funcionarios se aferran en las discusiones paritarias a poder lograr que el primer semestre finalice con una inflación de 16%, que se repartiría en torno a un 9% para el primer trimestre y un 7% para el segundo.

No obstante, los analistas se muestran un poco más reticentes a disminuir sus proyecciones. Mientras que algunos se ilusionan con que 2020 finalice en torno a 36,5%, otros aún mantienen sus proyecciones por arriba de 40 por ciento.

Con tarifas y dólar planchado (cepo mediante), la primera mitad del año debería ser más tranquila. También incidirá el acuerdo de precios y salarios.

Pero sobre todo, el aspecto que será clave es cómo se termine resolviendo la cuestión de la renegociación de la deuda pública.

Gabriel Zelpo, de Seido, planteó que lo que está claro es por cuánto tiempo se podrán sostener estas anclas. "En el acuerdo de precios y salarios, en el caso de salarios depende de la aceptación política que tenga. Y en términos de precios, si la política de desinflación no resulta, no pueden ser el ancla tampoco", mencionó.

En el caso de que el acuerdo de restructuración de la deuda resulte bien, estiman una inflación anual del 43 por ciento.

Por su parte, Juan Solá, de Elypsis, dijo que por ahora mantienen las mismas estimaciones que hace dos meses, con una inflación de entre 40% y 50% para este año.

"No obstante para enero observamos una leve baja frente a nuestra previsión inicial, que de confirmarse para enero y febrero, puede llegar a hacernos modificar a la baja el view anual", sostuvo.

Aún con cierta disminución, ven poco probable que la disminución sea muy significativa. "La inercia sigue bastante alta y el dolar ya se está empezando a mover a otro ritmo, ni hablar los paralelos. De la misma manera que también vemos que las tarifas no puedan estar congeladas durante todo el año", reconoció.

En EcoGo se mostraron un poco más optimistas: para 2020 pronostican que la inflación puede terminar en torno al 36,5 por ciento.

Es así, la condición es que "el plan de estabilización resulte exitoso y la renegociación de la deuda, en simultáneo a la consistencia fiscal, monetaria y el acuerdo de precios, también", especificó Juan Ignacio Paolicchi, de esta consultora.

Matías Rajnerman, de Ecolatina, dijo que aún siguen con una previsión de 40% para el año. "Nos cuesta perforar ese piso, más allá de que el tipo de cambio planchado y tarifas también ayudan, la inercia sigue muy elevada", señaló.

 

3% para enero

Tras el 3,7% que marcó la inflación de diciembre, enero podría situarse por debajo de ese número, arriesgan los analistas. El punto en cuestión es cuán distante será.

En Seido, Gabriel Zelpo reconoció que "es probable que baje desde los elevados niveles que se vienen observando". El número que están pronosticando, es de entorno a 2,5 por ciento.

En EcoGo la visión es similar: un 2,8% para enero, aunque sostienen que debería ser aún menor. "Sorprende teniendo en cuenta el calibre de las anclas que estás utilizando: cambiaria y tarifaria. Con el tipo de cambio planchado y sin correcciones en los precios ni siquiera de las naftas, la inflación debería dar más cerca de dos que de tres, o por debajo", razonó Juan Ignacio Paolicchi. "La falta de una referencia nominal que bien podría surgir de un acuerdo de precios y salarios, es lo que te impide que la inflación pueda bajar y romper ese piso de 3%", agregó.

En Ecolatina, en cambio, ven que enero va a ser casi similar a diciembre, con un 3,5% que surge del relevamiento que hacen. Para febrero, un poco más en baja, lo estiman en 3,3 por ciento. "El acuerdo de precios y salarios va a ser efectivo en que rompa con el 3% para abril, pero este luego se va a terminar y se va a empezar a acelerar la inflación de nuevo", advirtió Matías Rajnerman.

"La primera mitad del año va a ser de relativa calma; lasegunda parte va a estar más agitada, cuando termine el acuerdo de precios y salarios", añadió.

En Elypsis estiman un 3,5% para enero, aunque con sesgo a la baja, un 3,1% para febrero, mencionó Juan Sola.

Tags relacionados