ARROYO SALGADO AYER MANDÓ COLOCAR DOS DETECTORES DE METALES

La ex mujer de Nisman reforzó la seguridad en su juzgado

La magistrada Sandra Arroyo Salgado está preocupada por su seguridad tras la muerte de su ex marido, el fiscal Alberto Nisman. Ayer hizo colocar dos detectores de metales en el juzgado federal de San Isidro que encabeza.

La jueza tomó prevenciones por su cuenta, según indican fuentes judiciales. "No hay un plan para incorporar detectores de metales en los juzgados federales", indicaron.

Ayer a las once de la mañana, de una camioneta estacionada en la calle 3 de Febrero descargaron dos detectores de metales nuevos, tal como se ve en la foto. En el juzgado reconocieron ante El Cronista que por primera vez incorporan esta tecnología.

En marzo, la jueza reclamó ante los tribunales federales porteños, donde investigan amenazas por mail que recibió Nisman y su familia, que refuercen su seguridad. En respuesta, el magistrado Luis Rodríguez ordenó al mMnisterio de Seguridad que disponga 28 policías federales para custodiarla.

El primer paso fue reforzar la seguridad en la casa de Arroyo Salgado, en San Isidro. La causa por las presuntas amenazas a la familia del fiscal fallecido se inició cuando en el domicilio de la magistrada se recibió un ejemplar de la revista Noticias en la que había una foto de Nisman con una mancha negra sobre su frente, como si fuera la marca de un disparo.

Ayer dio el segundo paso con más prevención en su lugar de trabajo, un día después de que el programa Periodismo para Todos mostrara amenazas que recibía Nisman y su familia.

Tags relacionados