NINGUNO DE LOS PRECANDIDATOS A GOBERNADOR ESTUVO EN EL LUNA

La dura batalla entre Fernández y Domínguez se definía en La Matanza

El cierre de las PASO no silenció la pelea. Hubo cruces y denuncias. Anoche seguían contando los votos. Domínguez esperaba una sorpresa y Aníbal Fernández consolidarse

"En La Matanza los matamos: 25 puntos les sacamos". El intendente Fernando Espinoza llegó al búnker sciolista del Luna Park pasadas las 22, confiado en revertir lo que decía en ese momento la televisión con el distrito más populoso ya populoso Conurbano bonaerense, la octava "provincia" del país. Con una diferencia abismal, los boca de urna daban por ganadora de la caliente interna del FpV bonaerense, con denuncias cruzadas de todo tipo y color, a la dupla Aníbal Fernández-Martín Sabbatella por sobre el binomio en el que acompañaba a Julián Domínguez. Unas tres horas después, confinado a su pago chico Chacabuco, por el clima no pudo volar en el helicóptero que le prestaba Daniel Scioli y un accidente de tránsito hizo descartar viajar por ruta, el titular de Diputados esperaba que el pronóstico de su partenaire peronista se cumpliera. "Estamos 10 puntos arriba nomás, faltan 15", relamían bronca.

En la vereda de enfrente, sin asistir al búnker del FpV como pensaban en la previa, el Jefe de Gabinete y el titular de la Afsca confiaban es sus números. "Les ganamos por 8 puntos", clamaban, al tiempo que reclaman que Domínguez saliera a reconocer la derrota. Por entonces, el presidente de la Cámara baja había llamado a esperar ante un canal de TV.

Al cierre de esta edición, con apenas el 11,7% de la mesas provinciales escrutadas, el FpV obtenía el 38,65% de los sufragios, seguido por MarÍa Eugenia Vidal (Cambiemos) con 31,92%; y el 19,40% del massismo representado por el ex gobernador Felipe Solá. Cabeza a cabeza la interna oficialista: 178.673 votos para Aníbal F. y 157.618 para Domínguez.

"Estamos apenas un punto y medio abajo", replicaban en Chacabuco. Mismo escenario planteaban en el sabbatellismo pero con respecto a La Matanza, controlada por Espinoza.

Con pronóstico de extenderse toda la madrugada la incertidumbre, amenaza con sobrevivir hasta las generales como un fantasma la polémica entre ambos contendientes internos, reavivada por la denuncia periodística que vínculo al quilmeño con el Triple Crimen de General Rodríguez, de la que se defendió acusando a Domínguez de financiar una "campaña sucia" y éste, a su vez, apuntó contra Sabbatella por motorizar "una operación" en su contra.

"Si Aníbal no se baja, pierde Scioli", agitaban ayer en el peronismo provincial, un sector que siempre miró mal al líder de Nuevo Encuentro y alentó la visión de un Domínguez, sin tanta imagen negativa, como mejor candidato que el Jefe de Gabinete.

En caso de una derrota dominguista, abandonado post-denuncia por la Casa Rosada y afectado por la salomónica decisión de Scioli de huir de la interna, una duda recién se develará recién en octubre: ¿Sus votos, 100% peronistas, se quedarán en el FpV, al que siempre representó Aníbal F.? Una hipótesis ya acecha en el partido: "Felipe (Solá) es más compatible al paladar PJ".

Tags relacionados
Noticias del día