SE ESPERABA ALCANZAR LOS DOS D GITOS EN EL TERCER TRIMESTRE

La desocupación creció al 9%, pero sin destrucción de empleo

Registró una suba interanual de 0,7 puntos debido al ingreso de nuevos actores al mercado laboral que no consiguen trabajo. El empleo llegó al 42,5%

Por la recesión, muchos de los integrantes de una familia que no trabajaban ni tenían la intención de hacerlo, tuvieron que salir a buscar empleo pero sin éxito. Ese aumento de la oferta laboral presionó a un mercado que tiene una demanda alicaída y provocó que la desocupación pase de 8,3% a 9% en el tercer trimestre, si se compara con el mismo período de 2017.

La tendencia que tuvo su inicio en el trimestre anterior implicó que unas 110.000 personas nuevas que buscan activamente un empleo -incluye también a ocupados que buscan extender horario laboral- se queden fuera del mercado, según indicó ayer la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec, por lo cual no se debió principalmente una destrucción de empleo significativo.

"El aumento de la desocupación obedece exclusivamente al incremento de la tasa de actividad; en términos brutos se creó empleo a pesar de la caída del PBI", avaló la consultora LCG, en línea con otras consultoras como Ecolatina.

Y añadió: "La tasa de actividad pasó de 46,3% a 46,7% influenciado por el efecto de trabajador adicional, es decir la incorporación de personas al mercado de trabajo que buscan complementar los ingresos del grupo familiar muy golpeados por la aceleración inflacionaria".

Del mismo modo, el especialista del Conicet Daniel Schteingart explicó que "la suba de la desocupación no se explica por destrucción neta de empleo, sino por personas que pasaron de ser inactivas a desocupadas, que no buscaban empleo y ahora buscan pero no encuentran".

Por este fenómeno, el Indec señaló que la "presión sobre el mercado laboral" pasó del 29% de la fuerza laboral al 32%.

Por otro lado, en el tercer trimestre, la tasa de empleo pasó de 42,4% al 42,5% interanual por lo cual se sumaron 128.000 empleados nuevos al mercado. Esto significó un alza de 1,1% de ocupados si se tiene en cuenta al 1% del crecimiento poblacional.

Si bien el informe del Indec señaló que, en el rigor estadístico, esta suba de 0,7 puntos porcentuales de la desocupación es "significativa", el dato sorprendió a los especialistas del rubro que esperaban que, en el actual contexto recesivo, se alcancen los dos dígitos.

"Se esperaba que la desocupación alcance los dos dígitos en el tercer trimestre, pero es posible que esto ocurra en el primer trimestre del 2019 por una cuestión estacional", aclaró Schteingart.

En esa línea, Gabriel Gómez Caamaño, director de Ledesma, aseguró que "la población ocupada sigue creciendo, pero poco, pese a la recesión", un dato que no era esperado por los analistas, y que podría no sostenerse en el último trimestre del año.

Desde el Ministerio de Hacienda, aseguraron que el aumento del nivel de empleo a pesar de la caída de la actividad se debe en parte a un tipo de cambio flotante que sirvió de "mitigador" de shocks. Es decir, que la devaluación y su consecuente reducción del costo laboral para los empleadores incidió en que no se destruyan demasiados puestos de trabajo.

Para Gómez Caamaño, esta caída del salario real provocado por un salto del tipo de cambio y las presiones inflacionarias, "en el medio de la recesión y expectativas inciertas", funcionó como amortiguador para reducir despidos. Aunque, afirmó el economista, "el aumento del desempleo se sigue explicando por un aumento de la población económicamente activa".

Para lo que resta del año, Ecolatina prevé que la tasa de desempleo para el último trimestre sea de 9,5%, un aumento de 2,3 puntos porcentuales interanual.

Tags relacionados