OMAR PLAINI ASEGURÓ QUE MOYANO YA TOMÓ LA DECISIÓN

La Rosada profundizó la ruptura y Randazzo exigió al camionero su renuncia al PJ

El acercamiento de Scioli con Moyano molestó al kirchnerismo. Cristina pidió silencio y sólo autorizó al ministro del Interior para que encabece la embestida

El acercamiento del gobernador Daniel Scioli a Hugo Moyano, provocó un gran malestar en el Gobierno nacional. A pesar de ello, la orden fue no ensayar una embestida general, sino que fue sólo el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien salió a mostrar el enojo oficial. La estrategia fue la de apuntar directamente al sindicalista exigiéndole que concrete su renuncia el peronismo, y con ello desairar la jugada política del gobernador bonaerense.
La presidenta Cristina Kirchner se enteró de la charla entre Scioli y Moyano, poco antes de volver el lunes de la ciudad balnearia de Chapadmalal, en donde pasó el fin de semana con sus hijos.
La paz de la intimidad presidencial se rompió por un rato durante los últimas horas de la licencia médica. Es que Scioli se movió solo y no como parte de una estrategia pensada desde el Gobierno para limar asperezas con el líder de la CGT. En el entorno presidencial no ocultaron el malestar con el mandatario, porque leyeron que los movimientos de Scioli apuntaron a marcar diferencias con el kirchnerismo y pegarse al sindicalista como un futuro socio en una eventual pelea en el territorio bonaerense. A ello se sumó que el gobernador mostró, como nunca lo había hecho, independencia política, algo que en las filas K no está bien visto.
Scioli habló telefónicamente con el sindicalista y acordó reunirse la próxima semana cuando regrese de Francia, a donde viajó para realizarse un chequeo y probable cambio en la prótesis de su brazo.
Desde Europa, el gobernador recibió de sus colaboradores las repercusiones, se enteró del enojo del Gobierno y eligió retomar su clásico bajo perfil.
El mandatario bonaerense le solicitó a Moyano que revea su postura y continúe en el PJ nacional, donde integra como representante de los gremios el Consejo Nacional. El camionero también presentó su dimisión a la titularidad del PJ bonaerense, aunque de ello no hablaron.
Con su silencio, Cristina Kirchner avaló el paso al costado de Moyano. Es por ello que el pedido de Scioli y la futura foto juntos desató la ira presidencial.
Los cañones apuntaron fundamentalmente al ahora principal rival de la Rosada: Moyano. Pero el ataque también responde a un mensaje de desautorización al gobernador.
Yo soy de los que creo que cuando uno renuncia a un lugar es para irse, sentenció Randazzo. El titular de la cartera política marcó así la postura oficial. Lo hizo durante una visita a San Juan, en donde se mostró junto al gobernador José Luis Gioja, quien también forma parte del máximo órgano partidario a nivel nacional.
Por lo bajo, otros funcionarios coincidieron con Randazzo y aseguraron que el sindicalista debe dar el paso al costado en el PJ. En su momento, la Presidenta pidió hacer silencio y así avalar la decisión de Moyano, como paso previo a la embestida para correr al camionero de la CGT. Uno de los candidatos de la Rosada para ocupar el lugar del camionero es el titular de la UOM, Antonio Caló, quien también ocupa un cargo en el PJ y, a su vez, será el representante de los gremios en el partido.
Tras confirmar del contacto con Scioli, el titular del gremio de los canillitas y diputado nacional, Omar Plaini advirtió que Moyano ya tomó una decisión. El sindicalista insistió en que el Gobierno tiene cerrado el partido, por lo que de no haber un cambio de actitud, el camionero ratificará su postura.