La Rosada le suelta la mano a Arcioni y prepara a un sucesor para Chubut

El Gobierno reniega de reconocerlo como propio y cree que debe resolver la crisis por sí mismo o abandonar el poder. El intendente de Comodoro Rivadavia, el delfín para tomar la posta en 2023.

Aquejado por la escasez de recursos y la parálisis en la que está sumida la provincia desde julio por los sucesivos paros y protestas de trabajadores, el gobernador chubutense Mariano Arcioni se defiende ante las cuerdas y resiste los golpes para no tirar la toalla -ni que le tiren la toalla.

El ex vicegobernador de Mario Das Neves, que heredó el Ejecutivo provincial ante la muerte del líder patagónico en octubre de 2017, sabe que no puede contar con la Casa Rosada para el desmanejo sobre las cuentas públicas, que lo llevaron a evaluar incluso la posibilidad de emitir cuasimonedas para pagar los salarios de los estatales frente a una administración casi paralizada.

Arcioni revalidó los pergaminos de gobernador en una reñida elección que ganó por 22.000 votos y que celebró junto a Sergio Massa, tras prometer en campaña subas del gasto público que no podía afrontar. Al mes siguiente comenzó a pagar los sueldos en cuotas.

En enero, la Casa Rosada la giró $ 1000 millones en concepto de anticipo de la Coparticipación Federal para el pago del aguinaldo. Más adelante buscó que el Tesoro le hiciera otro préstamo y el ministro de Economía, Martín Guzmán, lo condicionó a devolverlo en no más de una semana. Frente al descalabro, y pese a intentarlo varias veces, el cara a cara para explicarse con el Presidente recién sucedió a mediados de este mes.

Por su poca experiencia política, su afinidad con Massa, la imprudencia de sus promesas y el fracaso de su gestión, la Casa Rosada rehuye de reconocerlo como propio. Por eso le ha bajado la orden de resolver las cuitas de su pago con recursos propios, mientras Balcarce 24 avanza un plan para ordenar la provincia sin su participación.

Este lunes, varios figuras de confianza del presidente desembarcaron en Comodoro, la capital económica de la provincia, para acompañar los festejos del 119° aniversario de la Ciudad, junto al intendente Juan Pablo Luque. Este dirigente, ahijado político del exjefe comunal Carlos Linares, se presenta como "el representante de los valores de Alberto y Cristina".

Luque recibió este fin de semana el espaldarazo de la titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, que llevó 4400 tarjetas AlimentAR a la ciudad, y del vicejefe de asesores del Presidente, Julián Leunda, nacido y criado en esta ciudad. Con este y otros avales, en la Rosada son contundentes acerca del divorcio con Arcioni, y añaden: "Nuestro candidato es el intendente de Comodoro".

Tags relacionados
Noticias del día