LA UNIDAD MEDICA PRESIDENCIAL INFORMÓ QUE SE ENCUENTRA EN EL OTAMENDI

La Presidenta, otra vez internada, ahora por cuadro febril infeccioso

Cristina está en observación desde la tarde de ayer en medio de un gran hermetismo. Es el cuarto diagnóstico que sus médicos le realizan por problemas de salud en el año

Cristina Fernández de Kirchner fue internada ayer por la tarde en el Sanatorio Otamendi por un "cuadro febril infeccioso". Cerca de las 21, desde la Casa Rosada emitieron el comunicado oficial informando sobre la salud presidencial, aunque el propio texto aclaraba que la mandataria padecía los síntomas desde la tarde. Al cierre de esta edición no se veía en las afueras de la clínica ningún operativo de seguridad de los que son habituales que revelara la presencia de la Presidenta.

"Desde la tarde de hoy (por ayer), la Sra. Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, presenta un cuadro febril infeccioso. Debido a ello se decidió su internación en el Sanatorio Otamendi para estudio y tratamiento", decía el escueto parte, elaborado por la Unidad Médica Presidencial, firmado por los doctores Marcelo Ballesteros y Ricardo Solla. El nosocomio es el mismo en el que fue internada su madre, Ofelia Wilhelm, en agosto pasado, y fue visitada por la Jefa de Estado en varias oportunidades.

Sin información adicional, queda pendiente la confirmación o postergación de la visita de la mandataria chilena, Michele Bachelet, quien llegaría mañana al país para mantener una videoconferencia con el Papa Francisco, al cumplirse el trigésimo aniversario del Tratado de Paz bilateral por el conflicto del canal de Beagle. La cita estaba prevista para el mediodía, en el salón Eva Perón de Casa de Gobierno.

La salud de Cristina Kirchner siempre es tratada bajo estricto hermetismo. Más desde la recordada operación por el falso carcinoma papilar de 2011. En lo que va del año, es el cuarto diagnóstico de la Unidad Médica. El 17 de octubre le aconsejaron un reposo de 48 horas, por el que debió posponer su viaje al Chaco. Y el 2 de julio se le detectó una faringolaringitis aguda severa. A principios de año, en enero, fue diagnosticada con bursitis del trocánter izquierdo, por lo que debió hacer tratamiento fisiokinésico. Un mes después, volvió a la Fundación Favaloro para realizarse un chequeo de control.

La última actividad oficial de la agenda de la mandataria fue el pasado viernes y no fue pública: recibió en la Quinta de Olivos al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y al ministro de Economía, Axel Kicillof. Ayer, horas antes de conocerle la internación, la Presidenta había escrito en la red social Twitter que quería conocer a Casey Wander, el niño de 11 años que saltó a la fama en los últimos días por ser un ferviente militante kirchnerista.

Tags relacionados
Noticias del día