La OA no querella más contra funcionarios y el Gobierno la respaldó

La decisión la tomó el titular del ente, Felix Crous, por "falta de personal". En el Ejecutivo dijeron que no hace falta que sea querellante porque "para eso están los fiscales"

El gobierno de Alberto Fernández destacó ayer su respaldo a la decisión de la Oficina Anticorrupción (OA), que lidera Félix Crous, de retirarse del rol querellante en causas contra funcionarios, al entender que "para eso están los fiscales". Así lo señalaron fuentes de Casa Rosada, luego de la polémica que generó el anuncio de Crous, con fuertes críticas de la oposición.

Para el Gobierno, "la Oficina Anticorrupción no necesita querellar" porque "para eso están los fiscales". "Laura Alonso desistió de 44 querellas en su gestión. No inició ninguna contra macristas", recordaron en Casa Rosada, al criticar a la gestión anterior al frente del organismo. Además, en el Ejecutivo destacan que "la Oficina seguirá investigando y denunciando como hasta ahora", solo que dejará su rol de querellante.

"Eso es lo que recomendó la OCDE a la Argentina: dedicarse a las políticas de prevención y no al caso a caso. Eso es lo que la OA está haciendo y a dónde quiere ir", explicaron fuentes cercanas al presidente Alberto Fernández, en línea con las declaraciones de Crous del lunes.

Además, señalaron que "en diez meses se hizo mucho, como triplicar los enlaces de integridad dentro del Estado; la creación de áreas de transparencia en la alta dirección de los ministerios; herramientas de control ciudadano, como el Mapa de la Obra Pública que lanzó hoy el ministerio de obras públicas; o la publicación de los gastos del Ministerio de Salud".

"Alonso dejó a la OA con un 30% menos de personal. Alonso dejó más de 100 casos de conflicto de interés de la gestión macrista sin resolver. Hoy hay cargo de dirección política de la OA que están ocupados por funcionarios de carrera", agregaron.

Sobre los abogados que salieron del organismo, explicaron que no se les renovó el contrato a quienes eran "de estudios externos" porque "no tenían tareas relevantes que justificaran el contrato y ya había abogados de planta para esa tarea".

La extitular del ente anticorrupción, Laura Alonso, fue muy crítica de la decisión de su sucesor Félix Crous, a quien tildó de "verdugo", de dejar de ser querellante en causas contra funcionarios, al tiempo que señaló que dejó "un equipo funcionando y lo desmantelaron".

"Soportamos cuatro años de insultos, falsas denuncias, difamaciones, mentiras pero nunca antes la OA había hecho tanto por prevenir e investigar la corrupción. Dejamos un equipo funcionando y lo desmantelaron", sostuvo Alonso.

La ex diputada nacional del PRO señaló: "Cuadernos de las coimas, Odebrecht, Once, Ciccone, Ruta del Dinero, Obra Pública son algunas de las querellas que deja la OA. Había recursos humanos muy buenos. Los echaron o no los recontrataron. Una pena para el país que retrocede muchísimo".

"Quiero reconocer el trabajo de todos los abogados de la OA que con rigurosidad y con profesionalismo lograron hitos históricos en los juicios y las condenas de los corruptos. Ahora el verdugo tira abajo su esfuerzo", destacó Alonso en su cuenta de Twitter.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios