La Iglesia le pide a Macri un diálogo con "agenda abierta"

Por medio de una carta, además, recordaron el papel de la Iglesia en 2002 y apelaron a la unidad. 

Las máximas autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) le solicitaron hoy al gobierno nacional un diálogo "con agenda abierta", al responder desde el Vaticano la convocatoria del Ejecutivo a distintos espacios para acordar 10 puntos básicos, para darle tranquilidad a los mercados. Recordaron el papel de la Iglesia en 2002 y apelaron a la unidad. 

"Respondiendo a esta convocatoria de su Gobierno, pensamos que para que sea fructífera debe haber ante todo un encuentro de todos los actores políticos y sociales, para escuchar detenidamente las prioridades de cada uno y, luego de una escucha atenta, buscar elaborar una agenda consensuada que exprese con la mayor fidelidad los aportes positivos de los convocados y que debe ser el resultado de un encuentro y no anterior a él", indicó la CEA en una misiva dirigida al presidente Mauricio Macri.

La carta, según consignó Télam, lleva las firmas del presidente del Episcopado, Oscar Ojea; del vicepresidente primero, el cardenal Mario Poli; del vicepresidente segundo, monseñor Marcelo Colombo y del secretario general, Carlos Malfa, quienes se encuentran en Roma para la visita "ad limina" al Vaticano.

"La Iglesia ha participado históricamente de diversos encuentros que buscaron salidas fecundas para el país", inició la misiva enviada hoy al primer mandatario y destacó que "la experiencia de la Mesa del Diálogo Argentino, en un pasado reciente, confirma esta contribución desde nuestro lugar de pastores a la vida nacional".

Con el auspicio de la Iglesia católica y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), la Mesa del Diálogo Argentino fue implementada en 2002 durante el gobierno del ex presidente Eduardo Duhalde y ese ámbito colaboró en la salida de la crisis socio-políitica del 2001. En este sentido, el propio Duhalde, días atrás, había planteado que sea la Iglesia la que convoque al diálogo que se impulsa desde el Gobierno.    

En la misiva, la Iglesia remarcó que considera "muy importante favorecer un ámbito de diálogo para la búsqueda de consensos en torno a una agenda abierta y sensible a la realidad nacional, a la vida de los más pobres y al proyecto de país que soñamos y queremos".

Asimismo, los pastores plantean que "la solidaridad y la importante intervención del Estado en relación con la dignidad de todos los argentinos no debieran estar ausentes, porque constituyen el marco humano e institucional que aseguran un acuerdo duradero".

Por último, los representantes del Episcopado consideraron que "no obstante, el bien de la Nación y en especial pensando en los que más sufren en esta hora, nos compromete a la oración y al servicio que fortalezca la unidad de los argentinos".

Respuesta del Gobierno

El gobierno nacional agradeció hoy la respuesta que la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) le envió desde el Vaticano.

"Agradecemos la respuesta y coincidimos en la necesidad de generar consensos amplios", dijeron a Télam fuentes del Gobierno que siguen el día a día la relación con los cultos. 

"Esperamos el regreso de los obispos de Roma para continuar dialogando", añadieron las fuentes.

Cabe recordar que a principios de abril, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, había visitado a la cúpula del Episcopado en su sede del barrio de Retiro, para compartir un informe sobre la situación del país.

En ese encuentro, las partes coincidieron en la necesidad de trabajar para un "diálogo fructífero y auténtico" entre el Gobierno y la Iglesia.

La carta

Señor Presidente: 

La Iglesia ha participado históricamente de diversos encuentros que buscaron salidas fecundas para el país. 

La experiencia de la Mesa del Diálogo Argentino, en un pasado reciente, confirma esta contribución desde nuestro lugar de pastores a la vida nacional. 

Respondiendo a esta convocatoria de su Gobierno pensamos que para que sea fructífera debe haber ante todo un encuentro de todos los actores políticos y sociales, para escuchar detenidamente las prioridades de cada uno y, luego de una escucha atenta, buscar elaborar una agenda consensuada que exprese con la mayor fidelidad los aportes positivos de los convocados y que debe ser el resultado de un encuentro y no anterior a él. 

Por todo esto consideramos muy importante favorecer un ámbito de diálogo para la búsqueda de consensos en torno a una agenda abierta y sensible a la realidad nacional, a la vida de los más pobres y al proyecto de país que soñamos y queremos. 

La solidaridad y la importante intervención del Estado en relación con la dignidad de todos los argentinos no debieran estar ausentes, porque constituyen el marco humano e institucional que aseguran un acuerdo duradero. 

Esta convocatoria nos encuentra en Roma informando al Santo Padre y sus colaboradores acerca de nuestra tarea pastoral en nuestras diócesis. Por unos días estaremos todavía abocados a este trabajo. 

No obstante, el bien de la Nación y en especial pensando en los que más sufren en esta hora, nos compromete a la oración y al servicio que fortalezca la unidad de los argentinos. 

Lo saludamos cordialmente.

 

Tags relacionados
Noticias del día