LA CÚPULA EST EN ROMA Y ESPERA VERSE CON FRANCISCO

La Iglesia celebró el llamado del Gobierno, pero puso condiciones

El presidente del Episcopado reclamó amplitud en la convocatoria y una agenda abierta, tras insistir en las consecuencias de la crisis en los pobres

Atenta a la iniciativa del Gobierno de convocar a la oposición y otros sectores sociales a manifestarse sobre un acuerdo que dé previsibilidad a la política macroeconómica para transmitir calma a los mercados, la Iglesia celebró la convocatoria lanzada desde la Casa Rosada, pero le puso condiciones para no que no naufrague en buenas intenciones, o sea un mero instrumento de la campaña.

Desde Roma, donde espera entrevistarse con el Papa, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, se pronunció en favor de una convocatoria como la que el Gobierno esbozó en primera instancia con el peronismo no kirchnerista, representado en Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey, pero puso reparos: "Es necesario que el espectro de los actores sea lo más amplio posible, y que no imponga agenda".

El obispo de San Isidro reclamó un "diálogo fructífero, lo más amplio posible y con agenda consensuada", dando a entender que de la convocatoria también debían ser parte otros actores políticos, como la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que aún mantiene en suspenso su decisión de ser precandidata, e incluso a los movimientos sociales, que reclaman un lugar a la mesa.

"Un diálogo auténtico no se da solo entre tres o cuatro, y no solo a nivel de partidos políticos, sino también a distintas actividades fundamentales para la Patria", remarcó en una entrevista con Télam en la "ciudad eterna".

Este lunes, el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Jorge Faurie, pareció recoger el guante del planteo al aclarar que la convocatoria sería "no solamente a los dirigentes políticos sino también empresariales, sociales, eclesiales, sindicales y a los gobernadores de las provincias".

Más tarde, en el entorno del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, artífice de los primeros esbozos del decálogo, dejaron entrever que los puntos básicos de la Casa Rosada, que plantean implícitamente un compromiso por reformas económicas resistidas por ciertos sectores, es apenas "una invitación para discutir diez ejes", y no es "ni una plataforma ni un programa de gobierno".

Ojea insistió en que "para dialogar primero hay que escuchar", y consideró que "es necesario consensuar agendas, cuáles son los puntos, cuáles son los temas, para un diálogo fructífero, participativo y conducente".

El prelado advirtió que se está "frente a un futuro que se presenta con oscuridad y la Iglesia tiene que ser una luz de esperanza y colaborar desde su propio lugar para salir adelante de esta situación difícil del país", además de entender que la Argentina necesita "un consenso muy grande en cuestiones básicas".

Tags relacionados
Noticias del día