La Corte volvió a fallar sobre el ajuste por inflación: qué dicen los especialistas

El máximo tribunal revocó una demanda de Eduardo José Feler, que pidió aplicar el ajuste por un quebranto y agrandar su magnitud. El análisis de los tributaristas sobre los precedentes y la doctrina del órgano de justicia en el tema.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) volvió a expedirse sobre el ajuste de inflación en el Impuesto a las Ganancias, donde ratificó que no se aplica cuando la declaración del impuesto no arroja saldo a pagar en la causa Eduardo José Feler de principios de mes, y los especialistas en el tema analizaron los efectos del fallo.

El contribuyente había obtenido sentencia favorable por la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán por un reclamo sobre su quebranto del período fiscal 2002 de $ 27.501,05 que con ajuste por inflación ascendería a $ 1.754.934,70, lo que el tribunal entendió que conducía a "resultados confiscatorios" y planteó el precedente de Candy S.A. de 2009, en el que el máximo tribunal falló a favor del demandante.

La Corte rechazó el pedido y aceptó el recurso de queja de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). En el fallo ratificó que el ajuste por inflación no se debe aplicar si no hay impuesto a pagar y que sí corresponde en caso de que sí haya saldo a abonar que sea confiscatorio.

Maximiliano Batista, de MHR Abogados, considera que el fallo es la continuación de una serie de casos donde la Corte ratifica que si el contribuyente sin el ajuste de inflación tiene quebrantos no tiene nada para reclamar, aunque su aplicación arrojara un quebranto mayor, y marcó un paralelismo con el fallo de 2012 en el caso de Estancias Argentinas El Hornero.

"En aquel fallo la Corte ya rechazó la aplicación del caso Candy para estos casos y la restringió bastante. Es exactamente el mismo caso que aquí, en síntesis que no podés pedir un quebranto mayor. Si te da quebranto no podés pedir más quebranto. Lo que quería El Hornero era pasar el quebranto a períodos posteriores", indicó en diálogo con El Cronista.

En ese sentido, explicó que la Corte implicítimanete marcó que el principio de no confiscatoriedad se estudia por período fiscal individualmente, no por períodos fiscales agrupados. Así, la Corte ratificó su doctrina:

- Si el contribuyente demuestra que el saldo a ingresar sin ajuste por inflación es confiscatorio, puede aplicar el ajuste y pagar un saldo menor.

- Si el contribuyente le da un saldo a pagar pero al aplicar el ajuste por inflación se revierte y da quebranto, puede implementar el ajuste y no pagar.

- Si el contribuyente tiene quebranto en el período no puede aplicar el ajuste, aunque al hacerlo la magnitud del quebranto fuera mayor.

El tributarista Gabriel Hermida, socio de Auren, opinó que la decisión del máximo tribunal constituye "na interpretación forzada en pos de cercenar o dilatar el cómputo en tiempo y forma de los derechos de los contribuyentes".

"Una vez más aparece la discusión sobre si el ajuste por inflación de los quebrantos en el Impuesto a las Ganancias es un derecho en expectativa o un derecho adquirido", señaló a este medio.

En ese sentido, resaltó que la Corte determinó que deberán buscar la forma de demostrar qué otra eventual causa de agravio constitucional padecen debido a la falta de reconocimiento del ajuste por inflación más allá del precedente que significa el "fallo Candy".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios