EL FIN DE LA NOVELA DE LA INTERVENCIÓN JUSTICIALISTA

La Cámara Electoral echará a Barrionuevo y le devolverá el PJ a Gioja

A casi cuatro meses de la medida de la jueza Servini, el tribunal dará a conocer hoy su fallo, que repondrá a la conducción del peronismo nacional que fue apartada

El 24 de agosto de 1944, el general Charles De Gaulle atravesó el Arco del Triunfo, inmortalizando la instantánea de la liberación de París de sus ocupantes nazis. Este mediodía, José Luis Gioja, judicialmente apartado presidente del PJ Nacional, caminará 14 cuadras junto a la Mesa de Acción Política paralela hasta la sede partidaria de Matheu 130. Alguien tendrá que abrirle, porque el interventor Luis Barrionuevo cambió la cerradura.

Llegó el Día D. Después de casi cuatro meses, la Cámara Nacional Electoral dará de baja hoy, según adelantaron fuentes judiciales, la medida tomada por la jueza federal María Romilda Servini el 10 de abril, cuando dispuso la intervención del PJ. Luego llegaría la resistencia en el edificio de la conducción oficial del diputado sanjuanino, un tibio apoyo de los gobernadores, y el nombramiento del polémico sindicalista gastronómico para "transparentar" el justicialismo.

El fallo se veía venir aún desde antes de la feria judicial. Las fuentes no quisieron adelantaron los considerandos del tribunal integrado por Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera (el tercer sillón está vacante y la puja por ocuparlo también demoró el expediente). Apenas anticiparon que no se le pedirá el juicio político a Servini. "Se vuelve atrás lo resuelto en primera instancia", esbozaron.

No obstante, el sitio web de A24 reveló la semana pasada que La Cámara apuntaría contra dos ejes planteados por la magistrada para disponer la intervención: "Se usó un criterio dogmático y uno electoral". El primero implica que la supuesta violación de la carta orgánica no bastaría para dicha medida; y en segundo lugar, que el justificativo de las últimas derrotas electorales, tampoco sería suficiente. "Las dos últimas elecciones 2015 y 2017 muestran al Justicialismo en franco retroceso", había expuesto Servini.

Hace días que hoy a las 12, Gioja tenía previsto reunirse por segunda vez con la mesa chica del PJ blue (oficializada en el Congreso partidario que esquivó el laberinto jurídico) en la sede del PJ porteño en San José al 100. La primera vez que se juntaron fue el pasado 5 de julio, para elaborar un documento crítico contra el gobierno de Mauricio Macri y enviar el mensaje de que la conducción partidaria paralela, que incluye a dirigentes de ADN K, continuaba unida. Quiso la casualidad (o la viveza de alguno que tenía el dato), que el cónclave coincidiera con el fallo a favor de la Cámara. Por lo que, confiaron cerca de Gioja, está previsto que de allí vayan a la sede partidaria, en la que no volvieron a entrar desde que se atrincheraron por unas horas en abril pasado.

Resta ver qué encontrarán dentro, con una administración de Barrionuevo que adoptó un extremo bajo perfil en los últimos meses. Poco informó el nombrado vocero interventor Carlos Campolongo ni de las gestiones políticas de Julio Bárbaro. Más allá de alguna denuncia más mediática que judicial, tampoco se conoció el resultado del inventario que la jueza le ordenó realizar. Según el último balance de la conducción apartada, el patrimonio del PJ era de $ 5.653.461 en una cuenta del Banco Nación y $ 706.220 en bienes de uso.

Al cambio de cerradura, el Gastronómico sumó otro refresh palpable desde fuera a la sede: el periodista Andrés Fidanza reveló en Twitter que Barrionuevo cambió el cartel de la entrada. A una pequeña modificación estética se le sumó una importante desaparición: la del logo de Gestar, el instituto de formación política que la intervención denunció por un contrato.

Tags relacionados