Kicillof anunció la suba salarial a la Policía y ratificó a Berni

En la gobernación creen que la crisis policial llegó a su fin y apuraron el diálogo con otros gremios estatales para frenar un efecto dominó. El futuro del jefe de la Bonaerense es más incierto

"Desactivado". Con léxico policial, acorde al conflicto vivido, esa fue la conclusión cerca de Axel Kicillof tras el Ciudad, una medida que afirman en la gobernación bonaerense puso punto final a la crisis. Temiendo un esperable efecto dominó, en la administración provincial apuraron el diálogo para contener otros reclamos por paritarias de estatales.

"Sergio, Sergio", lo llamó Kicillof al golpeado ministro de Seguridad Berni luego de anunciar que llevaría el sueldo de bolsillo de e 39.500 oficiales hasta los $ 44.000. El funcionario, que la crisis lo sorprendió en medio de la muerte de Facundo Astudillo Castro anuncio de aumento salarial a los uniformados, sostenido por la quita de un punto de coparticipación a la y con sus tironeos con Nación, quedó ratificado con una postal del efusivo saludo del gobernador, ambos chocando sus antebrazos, bajo protocolo de pandemia.

No tendría la misma suerte, al parecer, Daniel García, el jefe de la Bonaerense. "¿Qué problema tienen?", les preguntó, subido a una tarima, a las decenas de policías que protestaban en Puerta 12 en uno de los videos más viralizados de la crisis. La carcajada generalizada en respuesta mostró, como ninguna otra imagen, que la cadena de mando se había roto.

"Hay que hacer la autocrítica correspondiente", respondían en La Plata sobre el futuro de la cúpula de la fuerza. "Un problema que tenía que resolverse intra-ministerio terminó en el Gobernador", añadían, después de ratificar la continuidad de Berni, a quien podría caberle parte de esa responsabilidad. "Sigue", era el lacónico augurio.

Incluso el propio Alberto Fernández, con quien tuvo sus diferencias en el pasado reciente, respaldó al funcionario que identifica a Cristina Fernández de Kirchner con su jefa política. El Presidente consideró ayer, en Radio Con Vos, que es "injusto" responsabilizarlo por el conflicto. En la Casa Rosada, sin embargo, sí apuntaban contra el funcionario por no haber podido anticipar la escalada que terminó, literalmente, en la puerta de la Quinta de Olivos en una jornada que hasta hizo comparar en el Frente de Todos la crisis doméstica con el amotinamiento policial que eyectó a Evo Morales en Bolivia.

Antes del discurso presidencial de anteayer, que pateó el tablero político al iniciar una guerra jurisdiccional con el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, se sabía que Kicillof presentaría su Plan Integral de Seguridad. Un anuncio que fue acelerado aún antes de desatarse la revuelta policial, con el aumento del delito en el Conurbano a raíz de la relajación de la cuarentena de los últimos meses. Hubo incluso una previa nacional con un programa presidencial.

Claro que la protesta focalizó uno de los puntos del plan: el aumento salarial. "Los salarios de la Policía tienen que estar a la altura de las circunstancias. El salario de la Policía fue el que más se resintió de todos en los últimos cuatro años", afirmó ayer Kicillof. "Encontramos esta Policía en una situación de catástrofe logística, encontramos patrulleros apilados", completó.

Mientras transcurría el cuarto día de protestas, el gobernador, entonces, anunció que los oficiales de la Policía Bonaerense cobrarán un salario de bolsillo de $ 44.000, el monto para la compra de equipamiento para cada efectivo será de $ 5000 y las horas CORE "se triplicarán a $ 120".

"Si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente e histórica. Si no, en otro caso vamos a comprender que es una cuestión política y una cosa distinta", alertó Kicilof.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios