AGROINDUSTRIA CONVOCÓ PARA EL JUEVES A LA COMISIÓN DE EMERGENCIA

Inundaciones: siguen las lluvias y hay alerta por la campaña de soja

Hay 3 millones de hectáreas afectadas por excesos hídricos. La Bolsa de Cereales porteña bajó su cálculo de área sojera y advierte que puede haber más recorte

Mientras el Gobierno convocó para el jueves próximo a la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario, con el objetivo de homologar en ese encuentro las declaraciones que presenten las provincias afectadas por inundaciones, las lluvias no cesaron este jueves en las zonas más críticas y los recortes en las distintas producciones agrarias son cada vez más palpables.

Ante los excesos hídricos, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires recortó ayer en 200.000 hectáreas el área a sembrar con soja, por lo que ahora proyecta una superficie total de 17,7 millones de hectáreas para la oleaginosa.

Se trata de la misma superficie que los productores destinaron en la anterior campaña, que fue seriamente diezmada por la sequía y derivó en una de las cosechas más bajas de los últimos años.

La entidad, a través de su Panorama Agrícola Semanal (PAS) no descartó nuevos recortes debido a que los distintos modelos climáticos mantienen las lluvias y tormentas para las próximas semanas, como consecuencia del fenómeno El Niño.

La ventana de siembra sobre el norte de la región agrícola está en última etapa, con lo cual al recorte del área "se sumarán pérdidas de superficie que no llegarán a poder resembrarse", indicó el reporte.

Según la entidad, se estima que el 17,2 % de las 17,5 millones de hectáreas sembradas se encuentran en condición de exceso hídrico. Son más de 3 millones de hectáreas a ubicadas en Chaco, Santiago del Estero, centro y norte de Santa Fe y amplios sectores de Entre Ríos.

"Aún no es posible definir cuánto de esa superficie pasará a pérdida, lo que dependerá la evolución climática a corto plazo", señaló la entidad.

En contraposición a lo que ocurría el año pasado, los suelos productivos tienen un nivel de saturación muy por encima del promedio en gran parte del área agrícola nacional.

Por caso, en la zona núcleo, sur de Córdoba y la provincia de Buenos Aires, los cultivos están en muy buenas condiciones, pero son muy susceptibles a lo que suceda con el clima.

"Hay partes en las que lo sembrado está muy bien, pero con suelos tan saturados, hay que estar alerta. Si se mantiene así, habrá un cosechón, pero si llueve demasiado puede ser otro desastre", comentó a El Cronista el presidente de Sociedad Rural (SRA), Daniel Pelegrina.

El dirigente estuvo entre el martes y miércoles de recorrida por distintas zonas inundadas de Chaco y Corrientes, donde además se reunió con los gobernadores de ambas provincias, a quienes le trasmitió la necesidad de que las obras públicas sean prioridad y política de Estado.

"El agua no distingue gobiernos, ni fronteras ni jurisdicciones. Hay que encarar el problema de las inundaciones con una mirada integral para evitar que estas crisis sigan ocurriendo", planteó Pelegrina.

Mientras el gobierno de Santa Fe decretó la emergencia y desastre en los distritos del norte provincial, y habilitó la carga web para que los productores tramiten la emergencia, la Secretaría de Agroindustria nacional llamó para el jueves próximo a la Comisión Nacional de Emergencia y Desastre Agropecuario para tratar la situación de las provincias afectadas por las inundaciones y acelerar los tiempos para homologar los pedidos de los distintos distritos.

Tags relacionados