Guzmán: "Marzo o abril sería un plazo razonable para acordar con el FMI"

El ministro de Economía avisó que el Gobierno no quiere atarse a plazos para cerrar el nuevo programa con el Fondo. Respecto a otros temas, dijo que el equilibrio fiscal llevará un tiempo, ratificó la previsión de inflación de 29% para 2021 y sostuvo que el año que viene habrá acumulación de reservas.

Tras la visita de los funcionarios argentinos a las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI), el ministro de Economía, Martín Guzmán, señaló que el arreglo podría llegar a concretarse entre marzo y abril, aunque avisó que no quiere poner plazos, dado que el objetivo prioritario es que el programa esté "bien", más que que se firme rápido.

"Consideramos que no hay que atarse a un tiempo determinado, estamos avanzando a paso firme. Lo prioritario es hacerlo bien, más que rápido. Cada semana se dan pasos para sellar las cuestiones del programa", dijo Guzmán, en la cumbre GZERO Summit de América latina organizada por Eurasia Group, donde volvió a elogiar al Fondo por su rol en el proceso de reestructuración de la deuda externa con acreedores privados.

La idea del Gobierno es que el nuevo programa de financiamiento que reemplace al stand-by de 2018 contemple cuatro años de gracia para el pago de capital y la menor cantidad posible de condicionalidades. Está previsto que los intereses semestrales se seguirán pagando, fondeados con desembolsos de otros organismos internacionales.

Además, Guzmán resaltó que negociar con el FMI es negociar con otros estados y por ello el eventual acuerdo de facilidades extendidas que Argentina busca pretende también "ser parte de un ambiente global de estabilidad y oportunidades"

De esta manera, la gran exigencia de pago que quedaría afrontar en los próximos meses es la del Club de París, de cerca de u$s 2400 millones. Guzmán señaló que la intención también es reprogramar los vencimientos, un acuerdo que requiere un nivel de avance superior al que se tiene con el FMI para avanzar en esta instancia.

Respecto a la coyuntura, el ministro resaltó que en los últimos tres meses se evidencia una recuperación de la actividad económica "que cada día es más sólida", a partir de la rehabilitación en muchos sectores, una recomposición de la recaudación en términos reales y una reducción de la brecha cambiaria, factores que hicieron mejorar las expectativas para 2021.

"Esperamos que el año que viene sea bueno, con el país creciendo y al mismo tiempo reduciendo el déficit fiscal primario. Según el programa plurianual en el que estamos trabajando, esperamos que haya acumulación neta de reservas internacionales y que se establezca un sendero que permita regularizar las restricciones en el frente cambiario", dijo Guzmán, que además adelantó que el programa plurianual incluirá una seguidilla de metas de reservas internacionales.

No obstante, consideró que la reducción de la inflación será gradual y "va a llevar un tiempo" , dado que dependerá de un conjunto de condiciones, entre las que destacó la contracción del rojo en las cuentas públicas. A pesar de esto, el ministro ratificó la previsión de inflación de 29% para 2021 y aseguró que la de 2020 quedará mucho más cerca que la que esperaba el Gobierno que la que pronosticaron los analistas. 

Además, adelantó que el salto del índice de precios de noviembre será menor al 3,8% de octubre, que significó un alza importante respecto a los meses previos.

Respecto al frente fiscal para los próximos años, Guzmán resaltó que el equipo económico busca que la reducción del déficit sea "consistente" con la recuperación de la actividad y su sostenimiento en el tiempo.

"Lo que no debe ocurrir es que haya un ajuste fiscal que dañe la recuperación económica, pero hay que transitar a una consolidación fiscal para que proporción de la deuda sobre el producto siga estable", comentó, y aclaró que el equilibrio fiscal primario también "llevará más tiempo del previsto".

Y agregó: "Esta reducción va a tener que ver con la recuperación de los ingresos fiscales, y implica una reducción del financimaiento del BCRA al Tesoro que converja a que no haya más asistencia sistemática de este tipo. Esto lo queremos reforzar con el desarrollo del mercado de capitales doméstico."

Por otro lado, Guzmán justificó las expectativas de acumulación de reservas en 2021 por el superávit comercial "robusto", la ausencia de obligaciones de pago de deuda externa y el eventual arreglo con el FMI, que se suman al mantenimiento de los controles cambiarios que hacen que la situación "sea robusta".

"La pérdida de reservas obedecía a la coyuntura de la pandemia que implicó tener una política crediticia que implicó que la tasa de interés quedara por debajo de la inflación proyectada, con lo que hubo adelantos de importaciones y retraso de exportaciones, pero las excpectativas se han ido reanclando y hoy van en dirección positiva", señaló y concluyó: "El frente cambiario para adelante está robusto".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios