Giuliani: “Debe haber un aumento de las penas

El ex alcalde de Nueva York, famoso por su plan de "tolerancia cero" durante su gestión, hizo un análisis de la inseguridad en la Argentina.

Rudolph Giuliani no se pone colorado al momento de insistir en que debe haber penas más duras, incluso en delitos menores. A este ex alcalde de Nueva York las estadíesticas lo acompañan en su plan de “tolerancia cero”: en 1994, al iniciar su gestión, había más de dos mil homicidios por año, cifra que se redujo a 950 en 2001, su último año en la función.

Giuliani es actualmente el presidente y jefe ejecutivo de Giuliani Partners LLC, una consultora de seguridad. La semana pasada, el último visitante argentino fue el diputado Sergio Massa, quien antes lo había recibido en Tigre. En una entrevista con el diario Perfil hace un analisis de la situación argentina:

—¿Sabe que en Argentina se generó una fuerte discusión por una propuesta para reformar el Código Penal?
—Sí, y viendo lo que está pasando en el país, y sobre todo en Rosario, lo peor que puede suceder es que se bajen las penas; al contrario, si el narcotráfico crece y se debilitan las reglas, el combate no funciona. Debe haber un aumento de las penas.

—¿Pero es posible afirmar que un delito como el narcotráfico sólo se combate con penas más duras?
—También hay que perseguir los activos de los narcotraficantes. No hay peor daño para el narcotráfico que tomarle la plata, es peor que que vayan presos. Si sólo van presos, vienen otros. El segundo va a estar contento de que el capo vaya preso, porque ocupa su lugar, por eso hay que tomarles el dinero, buscar los activos, tomar las cuentas bancarias, las casas, los botes. Además, si uno también toma el dinero, ese dinero se invierte en el presupuesto de la lucha contra el narcotráfico.

—En el debate por el Código Penal, las críticas más duras apuntaron contra la eliminación de la reincidencia.
—Como se dice en béisbol habitualmente, tres strikes y afuera. Si uno comete su tercer delito, va a la cárcel de por vida. Ese sistema funcionó muy bien no sólo para delitos de narcotráfico, sino también para delitos comunes.

—¿Se puede combatir fuertemente el delito y tener políticas progresistas?
—Por supuesto, cuando se piensa en derechos humanos se está pensando en el victimario y no en la víctima. ¿Cuáles son los derechos humanos de una persona que fue violada, de quienes reciben un tiro? Hay que hablar de los derechos humanos de las víctimas de los crímenes. Lo más justo con las personas que sufren la inseguridad es que los culpables vayan presos.

—Su gestión tuvo críticas por abusos y arrestos a latinos o determinados grupos sociales, que son estigmatizados en los Estados Unidos.
—Las personas que van a la cárcel acá lo hacen por un crimen que cometieron. Se puede parar a alguien y, si no se le encuentra nada, queda libre, pero si se encuentra alguna evidencia, va preso. Mientras estuve yo y Michel Bloomberg el crimen bajó el 85% y el homicidio el 83%. Les salvé la vida a cerca de 10 mil personas.

Tags relacionados