Fundación Mediterránea: los desafíos del Central son los de hace un año, pero el contexto es peor

Alejandro Vanoli asumió como presidente del Banco Central con desafíos muy similares a los que tuvo que enfrentar cuando llegó a ese cargo, hace un año, su antecesor, Juan Carlos Fábrega. Pero el contexto en el que deberá buscarles la solución a esos problemas es “diferente, bastante más complejo”, según planteo la el IERAL de la Fundación Mediterránea en su último informe de coyuntura.

Para el IERAL, Vanoli “enfrenta prácticamente los mismos desafíos que las autoridades anteriores hace casi un año: altísima brecha entre el dólar oficial y el ‘blue’, inflación muy elevada con riesgos de acelerarse y atraso cambiario”.

Pero, sostiene el instituto de la Fundación Mediterránea en un editorial de Gustavo Reyes, “la situación actual es bastante diferente como para poder aplicar la simple receta de principios de año”, cuando “las políticas de emergencia se basaron en un rápido ascenso en las tasas de interés y un salto cambiario del 18% en sólo 4 días” logrando en poco tiempo una “tranquilidad” que “se esfumó con la profundización de la recesión a partir del default (3er. Trimestre 2014)” la caída del tipo de cambio real.

Entre las diferencias que juegan en contra, Reyes señala:

- que hoy es más complicado replicar “el salto devaluatorio” de enero “porque difícilmente podrá resultar sorpresivo y, por lo tanto, podría trasladarse a los precios aún más rápidamente”;

- que la recesión es ahora “mucho más intensa” que a principios de año;

- que “la inflación actual es mucho mayor (40% anual frente al 32% en enero)”;

- que devaluar “a fines del II semestre en general es más complicada que a principios del primero porque tradicionalmente en la última parte del año crece el excedente de pesos y se reduce la oferta de dólares”;

- que “actualmente al BCRA le cuesta mucho más esterilizar mediante deuda los pesos que emite para financiar al Tesoro, porque la deuda originada en la entidad monetaria por este concepto se ha duplicado entre enero y septiembre”;

- que ahora la economía se encuentra “en default selectivo”;

- y que el “escenario internacional relevante” para las exportaciones es ahora más desfavorable por la caída en los precios de los principales commodities y la apreciación internacional del dólar.

“La única (diferencia) que aún juega a favor respecto de la crisis de principios de año es el ritmo de caída en las reservas internacionales de la autoridad monetaria que, era cercana a los u$s 1.800 millones mensuales entre noviembre 2013 y enero 2014 mientras que ahora es de u$s 350 millones mensuales entre julio y septiembre de 2015 pero con un stock levemente inferior (u$s 28.000 vs. 30.000)”.

En ese contexto, apunta el IERAL, “los mayores controles” y las “nuevas regulaciones pueden tener algún efecto de corto plazo, pero en la medida en que persista el desequilibrio fiscal y éste se cubra con emisión monetaria, las presiones inflacionarias y cambiarias continuarán”.

“La alternativa de seguir utilizando al tipo de cambio oficial como ancla del nivel de precios (devaluar a un ritmo inferior que la inflación) resulta claramente muy riesgosa porque terminará maximizando las probabilidades de un nuevo salto devaluatorio del tipo de cambio con chances de una espiralización aún mayor de la economía”, advierte Reyes.

Informe de Coyuntura IERAL octubre

Tags relacionados