Florencia Kirchner, íntima: contó cómo fue la última vez que vio a su padre

Recordó que fue en 2010, cuando el expresidente viajó con Cristina Fernández a Nueva York por un encuentro de las Naciones Unidas. Un mes después él falleció.

"La imagen que más rondó por mi cabeza es de la última vez que vi a mi papá", dice una emotiva e íntima Florencia Kirchner en un extenso reportaje con el periodista Franco Torchia. La hija del exmatrimonio presidencial contó intimidades de su relación de Cristina Fernández y recordó la última vez que vio a su padre, Néstor Kirchner, en septiembre de 2010, un mes antes de que él falleciera.

"Ellos habían viajado por lo de Naciones Unidas y yo estaba en Nueva York. La imagen no es de la tarde que los despedí, fue la noche anterior que yo me iba del hotel hacia donde vivía. El me acompañó hasta abajo a que me subiera al auto. Esa imagen de él ahí gira, gira y gira constantemente", recordó Florencia en el programa 'No se puede vivir del amor' por LaOnceDiez.

"Esa imagen me transmite muchas cosas. Por momentos llanto, por momentos desesperación, cuidado también porque me acompañó hasta abajo y yo le había dicho 'dejá, papi'. Desesperación de los dos, pero mucho mía, de cómo no dije adiós, ¿entendés? Me agarra desesperación de querer volver ahí", añadió.

Consultada sobre su relación con su madre, la vicepresidenta Cristina Fernández, se explayó: "Es re metida con todo lo de Helenita. Tiene una devoción por ella. Se mete en todo: si la reto, es 'ay, pobrecita'. Y Helena la adora".

En este sentido, contó que su hija está acostumbrada a viajar con su abuela. "Ahora no porque no podemos pero antes de que yo me enferme, viajaban juntas. Desde los 2 años que viaja al Sur y no me extraña a mí ni al padre. Le encanta viajar con ella. Porque ir al Sur también implica el verde, acá vivo en un departamento", señaló.

Florencia también relató cómo fue vivir 12 años en la Quinta Presidencial de Olivos y reveló que hasta los 25 años nunca sintió una casa como propia.

"Al poco de nacer, mi papá fue elegido gobernador de Santa Cruz y viví en la residencia del gobernador de la provincia. Yo no viví en casas mías, en Nueva York tampoco. Hasta los 25 anduve de pasajera por todos lados. Por eso, nunca le puse empeño a ninguna casa porque no era mía", indicó.

"En Olivos, cuando fallece papá, me quedé a acompañar a mamá pero nunca la sentí mi casa. Ahí hay gente alrededor en todo sentido, para la privacidad también. Por eso también soy bastante fóbica. No voy a lugares muy llenos. Y disfruto más de mi intimidad", añadió.

 

Tags relacionados