Finaliza la siembra de trigo con la segunda mayor área en 20 años

El cereal alcanzó las 6,6 millones de hectáreas implantadas, es 6,5% superior a la siembra del año pasado. Con un frío sin excesos y agua suficiente, el trigo va por nuevo récord productivo para este ciclo.

La siembra del trigo nuevo cubrió 6,6 millones de hectáreas, según indicó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en su Panorama Agrícola Semanal (PAS), al dar por concluida la tarea de implantación del cereal.

Así los productores destinaron al cultivo en esta campaña la segunda mayor área en los últimos 20 años.

Esta superficie, enfatizaron en el PAS, se logró implantar en tiempo récord, a partir de las condiciones climáticas favorables y "a la adecuada a óptima oferta hídrica" registrada durante gran parte de la ventana de siembra de este cultivo de invierno.

Salvo en la región NEA, donde gran cantidad de productores no pudieron concretar sus planes de siembra debido a los excesos hídricos que aún hoy afectan la región, en el resto las tareas se aceleraron de la mano del clima.

En ese sentido, la siembra concluyó con un adelanto de 1,3 puntos porcentuales respecto de un año atrás, luego de que se implantaron algo más de 55.000 hectáreas en los últimos 7 días.

El área cubierta con trigo, que comenzará a ingresar al circuito comercial hacia mediados de noviembre, representa una expansión de 6,5% contra el ciclo previo, en el que se logró una producción de 19,5 millones de toneladas.

Si las condiciones climáticas favorables se mantienen, la producción podría superar las 20,5 millones de toneladas, lo que sería un máximo histórico.

Más del 97% del área sembrada mantiene una condición de cultivo de normal a excelente, con oferta hídrica entre adecuada a óptima.

Un clima que puede ser el ideal

 

Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó que este inverno "puede serle ideal" para el desarrollo del trigo, al contrario de lo que ocurrió en los últimos dos años.

En ese sentido, desde la Guía Estratégica del Agro (GEA) de la entidad rosarina recordaron que las heladas del año pasado combinadas con la falta de agua determinaron una contracción de 25%, de las 6 millones de toneladas para la región núcleo que proyectaba al inicio de la siembra.

"Con más frío que en el 2017, pero sin los eventos extremos del 2018, el trigo mejora de condición en un invierno que puede serle ideal", destacaron. Y añadieron que se puede dar el clima "con el frío suficiente para contener las enfermedades pero sin los daños en hojas".

Y completaron que "un invierno más moderado y con mejores reservas de agua quita del horizonte las amenazas que han limitado al cultivo en los últimos dos años. Son factores que se alinean para que el trigo alcance 7 millones de toneladas en la región núcleo. 

 

Tags relacionados