Es hora de ampliar el debate sobre los derechos humanos

A 30 años de la restauración democrática, este es un buen momento para hacer un nuevo diagnóstico sobre los derechos humanos en la Argentina. La conmemoración del 24 de marzo está relacionada con el comienzo de la última dictadura militar. Pero el Juicio a las Juntas, los procesos judiciales a los represores más la restitución de jóvenes apropiados al amparo del terror, han constituido un fenómeno magnífico de revisión y autocrítica que llevó adelante buena parte de la dirigencia y la sociedad argentina. El proceso debe seguir hasta completarse pero está claro que el país no tendrá destino si no plantea una mirada más amplia sobre la cuestión.

Hay despojos y hay tragedias que están sucediendo hoy en la Argentina, donde el Estado aparece muchas veces ausente. Hay víctimas de la inseguridad y ahora del narcotráfico. Hay víctimas de los accidentes ferroviarios y de las inundaciones. Hay colapso educativo, pobreza y marginación creciente. Y las víctimas están en los arrabales de la sociedad. Todos ellos necesitan del mismo esfuerzo que los gobernantes hicieron en su momento para cicatrizar las heridas de los años del terror. Ese es el mejor homenaje que el país adolescente le puede hacer en esta fecha a sus habitantes más desprotegidos.