EN DICIEMBRE SÓLO HABIAN SUBIDO 1,6% MENSUAL

En febrero se sentirá la devaluación y el petróleo, que empujaron los mayoristas 4,6%

El aumento del dólar impactó en los precios mayoristas y puede trasladarse al IPC en los próximos meses. Afecta alimentos e insumos importados. También, el valor de la energía

El índice de precios mayoristas (IPIM) sorprendió al escalar el 4,6% en enero y acumular así un 22,4% interanual (desde el 1,6% mensual y 18,8% anual registrado en diciembre), como respuesta al impacto de la devaluación del tipo de cambio que se registró en el primer mes del año sobre los bienes importados y alimentos de exportación y al aumento del precio del petróleo. Se trata de una suba de precios que podría trasladarse al IPC de los próximos dos meses, ya recalentado por el ajuste de tarifas.

La devaluación del tipo de cambio, que llegó a superar los $ 20 el mes pasado, luego de que se relajara la política monetaria, se trasladó al valor de los productos importados que avanzaron 7,1% en enero, según el Indec.

También, a los productos nacionales, que avanzaron 4,4%, afectados por los aumentos en los insumos importados, los productos agropecuarios (5,2%) y el valor del petróleo crudo y gas (15,1%).

"Lo que aumenta mucho son los productos agropecuarios y el crudo y el gas en los productos primarios por el efecto del tipo de cambio y porque el petróleo en enero estuvo por arriba de los u$s 60", dijo el economista Camilo Tiscornia. "El impacto del tipo de cambio se percibe en los mayoristas y luego se verá si se trasladan o no a los consumidores", agregó y resaltó que los meses de mayor suba de los mayoristas fueron en junio, julio y agosto de 2017, con la devaluación previa a las PASO.

"La aceleración de los precios mayoristas demuestra que no se puede ganar competitividad bajando la tasa con un BCRA que pierde credibilidad en el camino para subir el dólar, porque después te pasa factura el mercado: se corren las expectativas de inflación en el REM, se acelera la inflación mayorista, en importados y alimentos, y aumenta el costo financiero para el gradualismo fiscal por la suba del riesgo país", dijo Federico Furiase, economista director de EcoGo.

"Para ganar competitividad no hay que bajar la tasa y subir el dólar, sino atacar el problema de la inflación, con un sendero consistente de desinflación con una tasa de interés real que no ahogue el crecimiento a corto plazo y la competitividad del tipo de cambio real de las exportaciones", agregó.

Además, subió la energía eléctrica 5,6% el mes pasado, lo que se considera un coletazo del aumento de tarifas de diciembre (cuando subió 17,8%).

Y los productos manufacturados, 2,7%, empujados por los vehículos (5,1%), productos metálicos (5,3%), muebles (3,6%), sustancias y productos químicos (3,4%) y tabaco (3,1), entre otros.

Tags relacionados