EL EJECUTIVO LE ASIGNÓ $ 650 MILLONES PARA CUBRIR LOS GASTOS HASTA FIN DE AÑO

En cinco años, Gils Carbó necesitó $ 3700 millones extra de presupuesto

En los cinco ejercicios como procuradora, no le alcanzó el dinero que le destinaron y debió pedir refuerzos. Sigue reclamando por cargos e insumos que, asegura, el Gobierno no le cubre

El 29 de agosto se cumplieron cinco años desde que Alejandra Gils Carbó asumió como procuradora general de la Nación, con amplio consenso del Senado. Con mandato vitalicio hasta los 75 años, la jefa de los fiscales es apuntada desde hace casi dos años por el Gobierno, que pretende destituirla por considerarla una procuradora militante. Sin embargo, el abismo ideológico que existe no influyó en el flujo de los fondos hacia el Ministerio Público Fiscal, que se mantuvo constante durante todo el año e incluyó, en los últimos días, un envío de $ 650 millones del Poder Ejecutivo para reforzar las saturadas arcas de la Procuración General.

Desde que asumió su cargo, Gils Carbó nunca logró que a la Procuración le alcanzaran los fondos previstos por presupuesto. Le sucedió durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner y ahora también en la presidencia de Mauricio Macri. En el balance de esos cinco años, considerando los ejercicios de 2013 a 2017, precisó auxilios financieros del Gobierno por $ 3710,15 millones.

Este año, la previsión original de los fondos para la Procuración era de $ 4802,34 millones. Sin embargo, en agosto se le adjudicaron otros $ 650 millones, cerrando un global para fin de año de $ 5452,26 millones. Al ritmo en el que se está ejecutando la partida, los fondos iniciales no iban a alcanzar. En ocho meses completos, se enviaron a la Procuración $ 4216 millones, el 88% de lo previsto.

No es la primera vez que Gils Carbó se queda corta con los fondos. En 2016, el presupuesto original fue de $ 3884,11 millones y terminó siendo de $ 4965,90 millones, un 27,8% más. En 2015, en tanto, de los iniciales $ 2671,78 millones se reasignaron $ 985,39 millones para cerrar en $ 3657 millones a fin de año. Entre 2014 y 2013, también con el kirchnerismo, se reasignaron otros $ 993 millones. El global, en cinco años de gestión, muestra que la Procuración de Gils Carbó debió haber recibido $ 14.435,11 millones y, al final, le destinaron $ 18.145,26 millones.

El entorno de Gils Carbó viene reclamando al Gobierno desde principios de año que se le adjudiquen más fondos, lo cual finalmente terminó sucediendo. En relación al año pasado, por ejemplo, la Procuración perdió áreas que administraba, como la dirección de Interceptación y Captación de las Comunicaciones, las denominadas escuchas judiciales, que pasaron a la órbita de la Corte Suprema. Ese programa tiene un presupuesto propio de $ 209 millones.

Consultadas por El Cronista, fuentes de la Procuración reconocieron que el Ejecutivo amplió la partida de la jurisdicción, aunque aseguran que se trata de un "refuerzo que sólo alcanzará para cubrir gastos hasta el 31 de octubre". Explicaron que se trata de créditos que les corresponden y un extra para pagar auxiliares fiscales. Y aseguran que el Gobierno le sigue negando presupuesto para cargos nuevos que se necesitan cubrir y para pagar insumos.

Desde el Gobierno insisten en que buscan mantener una relación buena desde lo institucional con Gils Carbó, más allá de que consideran que debe renunciar a su cargo. La procuradora, cabe recordar, presentó un escrito en la Justicia en la que negó haber cometido delitos en la compra de un edificio en el microcentro porteño.

 

Tags relacionados