En Olivos, Macri arengó a la tropa y dijo que la economía "va a mejorar" en 2019

Recibió a los legisladores de Cambiemos antes de inaugurar las sesiones ordinarias en el Congreso. Admitió la recesión y pidió unidad para atravesar el año electoral, en el que afloran rispideces entre socios por el armado de las listas y las internas.

Mauricio Macri recibió en la residencia presidencial de Olivos a los legisladores integrantes del interbloque Cambiemos en vísperas del acto de apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso y alentó a sus correligionarios a defender el proyecto político en el último año de su mandato, tras hacer un balance negativo de la situación económica, pero optimista en términos generales de su gestión y de lo que viene a futuro.

Según pudo reconstruir El Cronista, el primer mandatario, escoltado por la vicepresidenta Gabriela Michetti; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, y el jefe del interbloque en Diputados, Mario Negri, admitió que "la situación no está bien" en el país. Dando a entender que el nivel de actividad tocó un "piso", llamó a la unidad para "salir adelante".

Sin entrar en detalles del discurso que pronunciará ante la asamblea legislativa, el primer mandatario y máximo referente de la coalición parlamentaria y electoral, dedicó a diputados y senadores una módica arenga enfocada en los avances dados en el plano judicial y en la lucha contra la corrupción, dos ejes en los que el Gobierno pretende apoyar su campaña, sin buenos indicadores económicas para mostrar de cara a la sociedad.

"Las cosas no están saliendo como pensábamos". "Esperemos que la cosa mejore". "Los economistas dan números más optimistas de lo que luego ocurre en la realidad". "¡Coraje, a no aflojar", fueron algunos de los mensajes -palabras más, palabras menos- vertidos por el presidente en un discurso breve y que despertó un sobrio aplauso en el centenar de oyentes".

Consciente de la "grieta" que distancia a los integrantes del espacio, Macri pidió a sus legisladores que estuviesen "más unidos que nunca" ante el desafío de "transformar la Argentina".

El presidente @mauriciomacri da comienzo al encuentro con legisladores de @cambiemos en la Quinta de Olivos pic.twitter.com/jHTjrtWepT

— Laura Rodríguez Machado (@laurmachado) 28 de febrero de 2019

"El presidente hizo un racconto de los logros y mencionó las dificultades en materia económica. No negó la recesión, pero se enfocó en las perspectivas de crecimiento en el corto plazo. Está muy confiado en la cosecha que viene", comentó a este diario un diputado presente en la cita.

La campaña electoral, ya en marcha en algunos distritos como Neuquén, Río Negro, Santa Fe, Chubut o Córdoba, se coló de lleno en el encuentro. Si bien no hubo referencias al micrófono, se hizo palpable la rispidez entre ciertos hombres del PRO y aquellos radicales que piden una interna al interior de Cambiemos que la Casa Rosada, por ahora, se niega a otorgar.

Entre radicales y PRO puros, sobrevuela la tensión. La interna en Mendoza y Córdoba, con fórmulas diferenciadas, podría provocar una sensación de victoria en el centenario partido y un nuevo revés en la imagen del presidente, en caso de no triunfar con sus elegidos en esos distritos.

Desde el Interior también llegan críticas, sobre todo por considerar que el círculo de poder que rodea a Macri y encarna el jefe de gabinete, Marcos Peña, se cierra cada vez más, y por las condiciones desventajosas que enfrentan por la alta imagen negativa del Presidente.

De hecho, en una reunión de diputados del PRO, ocurrida en el edificio anexo al Congreso, la semana pasada, varios dirigentes pidieron que ni Macri ni los ministros viajen a las provincias, a menos que sea para algún anuncio de relevancia, ya que temen "contagiarse" la mala imagen.

Una ausencia notoria fue la de Elisa Carrió. La socia fundadora del espacio y referente de la Coalición Cívica prefirió asistir con parte de su bancada al acto frente al Consejo de la Magistratura para exigir más y mejor servicio de justicia. "No suele venir a este tipo de encuentros", justificó una voz oficialista.

También llamó la atención el rol secundario que jugó el actual presidente de la cámara baja, Emilio Monzó. Siendo de público conocimiento que no mantiene la intención de no renovar su banca, Monzó, que fue pieza clave en el armado electoral de Macri en 2015, prefirió oír el discurso presidencial desde atrás, y no en primera fila como las otras autoridades parlamentarias convidadas a Olivos, donde en la previa hubo champagne y algunos canapés para amenizar la tarde noche.

Monzó prefirió no aplaudir al final de las palabras de Macri, y su actual frialdad en el vínculo con la Casa Rosada también motivó que pocos se le acercaran a saludarle. 

Tags relacionados