En 2016 el gasto público se mantuvo al mismo nivel que el año anterior

Un informe de Iaraf remarcó que en el primer año de Macri las partidas del Estado no presentaron grandes variaciones con respecto a los últimos meses del kirchnerismo, aunque hubo una leve recomposición. El impacto del endeudamiento en el déficit y el rol de las provincias.

Con una proporción del 24,5 por ciento del PBI, el gasto público primario se mantuvo en 2016 al mismo nivel que el año anterior, cuando había alcanzado un 24,4%, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

A pesar de ello, el gasto primario tuvo ciertas variaciones en sus componentes. La seguridad social, el gasto en personal y el gasto en capital mostraron una disminución con respecto a 2015; en tanto que las transferencias corrientes a los sectores privados y públicos exhibieron una leve alza.

 

Las partidas en seguridad social pasaron del 9,15% del PBI en 2015 a 9,13% en 2016, lo que representa una leve disminución de dos centésimas porcentuales. La variación fue marginal también en el gasto en personal, pues pasó de 3,40% en 2015 a 3,31% al año siguiente, una variación de apenas nueve centésimas. 

El informe apuntó que el gasto en capital tuvo una mayor baja, dado que pasó de 2,75% en 2015 a 2,26% en 2016, una reducción de casi medio punto porcentual. Sin embargo, las transferencias al sector privado tuvieron un alza que compensó las bajas en los tres ítems mencionados al alcanzar 6,28% del PBI en 2016, luego de que en 2015 haya sido de 5,51%.

Más allá del gasto primario, los intereses de deuda subieron de 2,06% a 2,30% entre 2015 y 2016, el retorno al mercado de capitales vino asociado a una política de financiamiento del déficit vía endeudamiento, remarcó el Iaraf, que a la vez que destacó que en 2003 las partidas representaba el 15,2% del producto y en 2016 pasó a reflejar el 26,8%.

La lupa sobre las provincias

En las provincias el principal componente del gasto primario es el gasto en personal y su aumento fue inusitado durante el kirchnerismo: en 2003 significaba el 5,1% del PBI a representar el 8,6% en 2015. Según el Iaraf, en 2016, la proporción se mantuvo.

El segundo componente en orden de importancia son las transferencias corrientes que realizan los gobiernos provinciales. La variación entre 2015 y 2016 fue pequeña, al avanzar desde el 3,6% del PBI al 3,7% en 2016.

En tercer lugar se encuentra el gasto de capital, cuya participación fue de 2,1% del producto tanto en 2015 como en 2016.

En tanto, el resto de los gastos corrientes tienen la menor participación en términos de PBI y, a su vez, su peso disminuyó levemente al pasar del 1,5% del PBI en 2015 al 1,4% en 2016.

Tags relacionados