CANCILLER A Y PRODUCCIÓN RECIBIERON LAS QUEJAS de cámaras EMPRESARIALES

Empresarios temen una "invasión" de firmas europeas en las compras del Estado

Sostienen que hay un blackout informativo sobre el capítulo de compras públicas del acuerdo Mercosur-UE. Demandan que el Gobierno aclare las futuras reglas de juego

Empresarios de la construcción y de los más variados rubros que operan en el mercado como proveedores del Estado hicieron saber a funcionarios del Gobierno su preocupación por el capítulo de compras gubernamentales que contiene el acuerdo de asociación económica que negocian el Mercosur y la Unión Europea (UE).

Semanas atrás, varios hombres de negocios visitaron la Cancillería para demandar precisiones sobre los sectores en las que las firmas europeas podrían competir para proveer de bienes y servicios al Estado nacional, y de los que cuelgan contratos exorbitantes, sobre todo en la construcción y en la provisión de medicamentos.

La respuesta de los diplomáticos consultados entonces fue esquiva, lo que sumó más tensión a un conglomerado de dueños, muchos de ellos, de pequeñas y medianas firmas, que este año también oyeron decir a la italiana Sandra Gallina, directora general de Comercio de la Comisión Europea, que el viejo continente "viene por todo".

La Unión Argentina de Proveedores del Estado (UAPE) fue de las primeras en poner el grito en el cielo. "No sabemos el nivel de penetración en la obra pública, ni en los bienes de cambio", se quejó ante El Cronista Daniel Argüello, gerente de la cámara que reúne a más de 800 firmas de todo el país. "No nos negamos a la apertura, pero sí queremos tener herramientas para prepararnos y salir a competir", completó el referente sectorial.

El capítulo de compras gubernamentales es solo uno de los tantos puntos que generan polémica en el acuerdo de asociación, en parte por la falta de información certera sobre sus alcances. Empresarios, sindicalistas y políticos son invitados cotidianamente a reuniones donde se presentan los principales aspectos del acuerdo, pero poco trasciende sobre la letra chica de la negociación.

De momento, el único aspecto dado a conocer al establishment empresarial es la posibilidad de que el Estado introduzca reservas que elevan la posibilidad de firmas nacionales para ganar las licitaciones. Otra de las alternativas, según dejaron entrever los funcionarios involucrados en la negociación, es que se establezcan porcentajes mínimos de contenido nacional en las ofertas europeas, que podrían cubrirse, sino con insumos nacionales, con servicios o mano de obra en el destino final.

Ante la consulta de este diario, un alto funcionario involucrado en las negociaciones advirtió que restan "muchos cambios" en el apartado sobre compras gubernamentales por negociar con el viejo continente, aunque precisó que la apertura a las firmas europeas solo se dará en el plano federal, resguardando a las firmas proveedoras de las provincias y los municipios. También se establecerán escalas para que las licitaciones de menor valor queden excluidas de la competencia europea. La oferta argentina, en este caso, apuntará a abrir el juego a las compañías interesadas en participar de obras de infraestructura de gran porte.

Los empresarios volverán a insistir para conocer más detalles de la negociación esta semana, durante una reunión que mantendrán en el ministerio de Producción con el subsecretario de Comercio Exterior, Shunko Rojas.

Tags relacionados
Noticias del día