ROSATTI, LORENZETTI Y MAQUEDA, DECISIVOS EN LA TOMA DE PODER

El tridente de jueces logra mayoría y le marca límites a Rosenkrantz

Algunos la definen como la pata peronista de la Corte Suprema; otros la tildan, simplemente, de opositora; y hay quienes resaltan que también en muchas ocasiones las sentencias que firman acompañan los propósitos del Gobierno nacional.

Lo que toda la familia judicial coincide por estas horas es en resaltar la trascendencia que tiene en la toma de decisiones el trío de jueces que conforman Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, quienes una vez más, han dejado en minoría al presidente del máximo tribunal, Carlos Rosenkrantz, en la sentencia que ratificó el Isbic como método de cálculo para el pago de jubilaciones, contraria al Ripte que había aplicado ANSeS.

A mediados de noviembre, la Corte había fijado cuatro fallos clave por delante, desde el 27 de ese mes, hasta hoy, 18 de diciembre. En los cuatro, el tándem Lorenzetti-Rosatti-Maqueda prevaleció, votando en sintonía y, casi siempre, en contra de los argumentos de Rosenkrantz o torciéndole el brazo a Highton.

Sucedió en la primera votación, cuando se decidió que los jueces incorporados a partir de enero de 2017 tenían que pagar el impuesto a las Ganancias. Una semana después, en la sentencia que decidió que a los autores de delitos de lesa humanidad no se les aplica el beneficio del 2x1, el terceto volvió a prevalecer, por encima de Rosenkrantz, único que votó en disidencia.

Hace ocho días surgió una resolución unánime en cuanto a la constitucionalidad del sistema electoral de Ley de Lemas en San Luis. El peso del "trío" volvió a ser determinante, para que todos decidieran de manera unánime no dar lugar al reclamo y enviar el caso al máximo tribunal judicial.

El fallo "Blanco", en tanto, vuelve a mostrar que los tres jueces, aun sin estar ninguno en la presidencia, conforman una mayoría clave a la hora de firmar las sentencias que surgen desde el alto tribunal.

Pero no sólo en esos fallos se advirtió el peso que hoy tiene el tridente. Ayer se firmó una acordada de la que surgió una resolución que limita las facultades de Rosenkrantz como jefe del máximo tribunal. Lorenzetti, Maqueda y Rosatti sellaron la 44/2018, que achica las atribuciones del jefe de la Corte, que votó en disidencia. Elena Higthon, por su parte, no se adhirió a ninguna de las alternativas.

El fallo se enfoca en las cuestiones económicas, presupuestarias y administrativas de la Corte. De esta forma, el presidente ya no será el único que decida acerca de las contrataciones de funcionarios y empleados de tribunales inferiores.

De hecho, lo decidido incluso puede ir contra su voluntad. Es que se tomarán con el voto del presidente junto al de otros dos jueces que serán elegidos por sorteo y se renovarán cada año.

Tags relacionados
Noticias del día