El titular de la Oficina Anticorrupción dijo que llega al cargo “sin ánimos de perseguir a nadie

El fiscal Félix Crous, elegido por Alberto Fernández para reemplazar a Laura Alonso, aseguró que el presidente fue enfático en marcarle que no habrá en la próxima gestión del organismo animosidad para con los exfuncionarios del macrismo.

El fiscal Félix Crous, extitular de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) y hombre designado para asumir a la brevedad la Oficina Anticorrupción (OA) aseguró que durante su gestión al frente del organismo de velar por la transparencia y la prevención del delito en los organismos del Estado "no hay ninguna intención de perseguir a nadie", y de ese modo descartó que el área pueda convertirse en un "ministerio de la venganza" contra exfuncionarios de la gestión del exmandatario Mauricio Macri.

El abogado que hasta el momento se encontraba destinado en la Secretaría de Derechos Humanos e integra, en paralelo, la asociación de abogados críticos del Poder Judicial conocida como "Justicia Legítima", pasó el martes por la tarde por la Casa Rosada para conversar con el equipo del presidente los primeros pasos en el área hasta su desginación.

Interceptado por periodistas, el fiscal aceptó hablar y evaluó que durante la gestión de la exdiputada Laura Alonso en el organismo "hubo un sesgo ideológico" que pretende no reeditar.

Crous blanqueó que en su gestión no se incentivarán las denuncias penales y que, por el contrario, el ente fomentará mecanismos de prevención del delito, la formación de agentes y la cooperación con provincias y municipios.

"El sentido de esta Oficina es que complemente las investigaciones judiciales y, claramente, este perfil se solapa con la Procuraduría de Investivaciones Administrativas y el rol de los fiscales", declaró el abogado, al sostener también que espera "reforzar otras tareas que no tienen que ver con el Derecho Penal, porque cuando el Derecho Penal llega, llega tarde".

"Hay que trabajar en la prevención, en la formación de funcionarios y la difusión de estos temas entre la ciudadanía, en colaboración con las provincias", reiteró.

Consultado sobre su intención de auditar la gestión pasada más que la presente, Crous fue tajante: "Yo no entiendo esto como una función persecutoria; obviamente que si se encuentran irregularidades o delitos, la Oficina tiene sus propios procedimientos de detección y esto funciona para cualquier área".

Crous subrayó que "el presidente fue muy claro en que no hay ninguna intención de perseguir a nadie".

 

Tags relacionados
Noticias del día