El stock de deudas con los laboratorios llega a los $ 10.000 millones

Corresponde a las deudas de las entidades financiadoras, prepagas y obras sociales, con los los laboratorios. También hay estiramiento de los plazos de pago.

Los efectos no deseados de la devaluación, no sólo se sienten entre entidades financiadoras de la salud y prestadores, también afectan a la industria farmacéutica, que está atravesada por "un fenomenal estrés financiero y atraso en los pagos", advierten fuentes del sector.

El combo incluye varios aspectos, aunque sobresale la fuerte caída de las ventas de medicamentos, el alargamiento en la cadena de pagos, así como trabas y dificultades para realizar giros al exterior a empresas vinculadas. Además, hay un stock de deuda de financiadores, que acumulan más de $ 10.000 millones, precisan fuentes de la cámara de los laboratorios nacionales.

En este contexto, también pegó la decisión del Banco Central de limitar a 30 días la liquidación de divisas por exportaciones a empresas vinculadas, un período que entre las no vinculadas llega a 180 días. "Hay muchas empresas que no están exportando", advierten en el sector.

La caída del consumo de medicamentos llegó al 5,8%, medida en unidades, en los primeros siete meses del año en comparación a 2018. El segmento con baja más pronunciada es el de medicamentos de venta libre, con un 12% interanual, mientras que en el caso de los remedios que se expenden bajo receta la contracción es del 3,7% el último año.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) compara la evolución de las jubilaciones desde 2015 a la fecha y el precio de los medicamentos utilizados mayormente por el segmento de adultos mayores (más de 60 años).

Se destaca el hecho de que mientras que la jubilación mínima en septiembre de 2019 alcanzó los $ 12.937, es decir, un aumento de 239% entre mayo de 2015 y ese mes, "la inflación de los medicamentos en el mismo período alcanzó 393%, e incluso con la cobertura de PAMI el aumento asciende a 247%". Los medicamentos esenciales utilizados para enfermedades cardiovasculares sufrieron un fuerte incremento, que en algunos casos llegaron a 1050% y 418% en el caso de cobertura de PAMI.

Además, se suma el hecho de que PAMI "modificó la Resolución 005, dejando de entregar la medicación crónica gratuita a los 2 millones de afiliados, para acceder a la misma se exige cumplir una serie de requisitos demasiados restrictivos", indica el informe de CEPA.

En este contexto, también las prepagas advierten sobre la imposibilidad de cubrir la provisión de medicamentos para algunas enfermedades inusuales y crónicas y tratamientos de costos muy elevados. "Hay que poner el foco en esta cuestión, considerando que el costo de la nueva medicación se pague con fondos públicos", señaló una fuente del sector de prepagas.

Tags relacionados