El presidente electo parte a México y ya piensa en una visita a EE.UU.

Alberto Fernández parte este viernes con rumbo a la ciudad de México para reunirse con su par de ese país, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en una primera muestra de lo que será la orientación de su política internacional.

La elección de México busca mostrar su interés por fortalecer la integración regional, en un momento de convulsión en el vecindario latinoamericano, y contrastarla a la vez con la política de "inserción inteligente" que llevó adelante Mauricio Macri.

Básicamente, también, porque constituye una clara señal hacia los Estados Unidos, puesto que se produce en momentos en que ese país mira con mucha preocupación un eventual cambio de postura de la Argentina respecto de Venezuela. Alberto avisó que se apartará del Grupo de Lima, foro internacional de presión contra Nicolás Maduro, y su equipo descuenta que retirará las credenciales de embajador a la representante de Juan Guaidó.

Tanto Fernández como AMLO se resisten a calificar al régimen de Maduro como una dictadura, para disgusto de Donald Trump, que hizo llegar su preocupación a Sergio Massa cuando el futuro presidente de la Cámara de Diputados se vio con funcionarios del Departamento de Estado, en Washington.

El viaje rompe también con la tradición de los mandatarios argentinos de privilegiar a Brasil como primer destino foráneo, aunque no sorprende demasiado, dado el mal vínculo entre Fernández y Jair Bolsonaro.

El presidente electo viajará a la nación azteca acompañado por su pareja, Fabiola Yáñez, el vocero Juan Pablo Biondi y el diputado Felipe Solá, que gana así fichas para asumir eventualmente como canciller.

Aunque el programa en detalle no trascendió, se sabe que el presidente electo mantendrá una reunión con el multimillonario Carlos Slim, dueño de Claro. El lunes será agasajado en el Palacio Nacional por López Obrador.

El viaje culminará en la capital mexicana, pese a que esta semana hubo gestiones para sumar una escala en Houston, donde tiene sede varias de las compañías petroleras con operaciones en Vaca Muerta. ExxonMobil fue una de las más interesadas en mostrarle de primera mano la tecnología que aplica en la cuenca no convencional.

En agenda, tal como mencionó tiempo atrás Solá, está pendiente un encuentro con autoridades estadounidenses. Pero eso esperará hasta tener más certeza sobre cómo encarar las negociaciones con el FMI.

Tags relacionados
Noticias del día