El peronismo también prepara su plaza para recibir a Alberto el 10 de diciembre

Mientras Macri ya anunció una convocatoria para despedirse del poder el 7D,  el cosecretario de la CGT Héctor Daer confirmó que la central obrera imagina una gran movilización a Plaza de Mayo para recibir a Alberto y a Cristina el día de la asunción.

La convocatoria a una movilización para acompañar la asunción del gobierno de Alberto Fernández el próximo 10 de diciembre comenzó a asomar hoy públicamente de la mano de uno de los titulares de la CGT, Héctor Daer, quien dijo "no tener dudas" de que así será luego de los "padecimientos" sufridos "en estos cuatro años" de gestión de Cambiemos.

"Es una tentación grandísima para los trabajadores, que padecimos tanto en estos cuatro años, que hoy nos podamos movilizar para acompañar y estar, y sentirnos parte de la vuelta del país a otro rumbo", reconoció esta mañana el referente de la central obrera, en declaraciones a la radio FutuRöck.

La movilización a Plaza de Mayo se concretaría luego de que Alberto le tome juramento a sus ministros en la Casa Rosada. Así el nuevo presidente podrá salir al balcón para recibir el saludos efusivo de la militancia y dar un discurso a la multitud.

"No tengas dudas de que así va a hacer", agregó Daer, al completar su respuesta sobre la posibilidad de que sea lanzada una convocatoria para acompañar la asunción del nuevo gobierno con una gran movilización, el próximo 10 de diciembre.

La marcha para celebrar el regreso del peronismo al poder no es casual. Y es que también el presidente Mauricio Macri convocó el sábado último a través de las redes sociales a una marcha en la Plaza de Mayo para el sábado 7 de diciembre a las 17, tres días antes de la finalización de su mandato.

Habrá así dos plazas, el 7 y el 10D que terminarán por expresar que la grieta sigue en pie.

En rigor, la iniciativa oficialista no hace otra cosa que apelar al mismo recurso que usó Cristina Kirchner el 9 de diciembre de 2015, cuando le tocó dejar el poder en manos del macrismo y lo hizo con un gran acto de despedida en la Plaza de Mayo.

El actual presidente parece haberse endulzado con el apoyo popular que recibió en las convocatorias a las marchas del #Sí se puede durante la campaña post Paso, estrategia que le permitió recuperar algunos votos pese a que el resultado electoral no le alcanzó para evitar caer derrotado en la primera vuelta a manos de Alberto Fernández.

 

Tags relacionados

Más de Economía y Política