El peronismo define la continuidad de Espinoza

Hoy es el Día D en el PJ bonaerense: a las 12 vence el plazo de presentación de las candidaturas de los que aspiren a presidir el partido desde el 17 de diciembre. Mientras algunos se bajaron de la contienda, los intendentes Walter Festa (Moreno) y Francisco Durañona (San Antonio de Areco) si bien propuso a Jorge Taiana, continúa en pie Fernando Espinoza, que busca un nuevo mandato.

En la sede de la franquicia nacional, en Matheu al 100, ayer hubo varias reuniones. El matancero Espinoza obtuvo una pequeña victoria ayer con el respaldo de su ex contrincante Festa, si bien algunos sospechan que siempre estuvo planificada esa baja como método de negociación. No obstante, otros siguen intentando serrucharle el piso al actual presidente justicialista, seccional provincia de Buenos Aires.

Como antecendente vale recordar que desde 1983 nunca el partido fue a internas. Sí a elecciones, pero con lista de unidad acordada. De cara a las febriles negociaciones de último minuto, aún se barajan tres opciones para el 17 de diciembre, fecha fijada para la realización de los comicios partidarios.

La primera es la línea continuista: que Espinoza sea reelecto. Hace 48 horas esta hipótesis parecía menos probable. No hace falta recordar que la interna llega en uno de los peores momentos, post-electoral, del peronismo en su historia.

La segunda es que sea otro candidato el que logra encolumnar al peronismo provincial. La llaman la Doctrina (Eduardo) Fellner, al recordar la presidencia de transición que ejerció el jujeño en el PJ nacional, al no poder prorrogar los mandatos y, por ende, posponer la interna.

La tercera, más difícil, es que haya dos o más postulantes. No sólo el dinero que implica, también por el desgaste de una campaña a destiempo, parece la menos probable. Pero todo puede pasar.

Tags relacionados