El paquete económico mejora los ingresos fiscales 1,5% del PBI para crear un shock de consumo

Así surge de estimaciones privadas. Martín Guzmán reiteró que no hay espacio para expansión ni ajuste del déficit. El impacto en el gasto lo prevén más acotado.

El esperado paquete de medidas anunciado por el Gobierno de Alberto Fernández finalmente entró ayer al Congreso. Con ejes centrales en deuda, modificaciones impositivas -que incluye el impuesto a la compra de dólares de un 30% y suba de retenciones-, cambio en la fórmula de ajuste de las jubilaciones y congelamiento por seis meses de las tarifas, los economistas estiman que se traducirá en ingresos fiscales de entre 1% y 2% del PBI.

De hecho, varios analistas calificaron ayer a este paquete más de un impuestazo, por la carga impositiva que representa, que en una suba del gasto. Si bien hay alguna mejora en este aspecto, es menor al impacto de los tributos en el resultado fiscal.

En conferencia de prensa el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó los principales aspectos del paquete y reiteró, al igual de la semana pasada, que no hay lugar para expandir el déficit ni tampoco para un ajuste. También volvió a decir que una emisión monetaria tendría un impacto desestabilizador.

"Hay medidas de los dos lados", afirmó, en relación a que existen algunas que tienden a mejorar los ingresos -el impuesto a la compra de dólares y el aumento de las retenciones-, y también de los gastos -la devolución del IVA a los sectores de menores recursos y el congelamiento por 180 días (como máximo) de las tarifas de servicios públicos-.

Lo que Guzmán eludió responder fue cuál era el impacto final de este paquete de medidas, ni la trayectoria fiscal esperada que, dijo, estará en el proyecto de Presupuesto que presentarán una vez finalizada la negociación de la deuda.

Los economistas de consultoras privadas hicieron sus cálculos: los ingresos fiscales mejorará entre 1% y 2% del PBI, un porcentaje significativo en medio de la dificultad de hacerse de recursos para llevar a cabo su programa económico.

Desde el lado del gasto, aún restan conocer algunos detalles de cómo se implementará el pago a los jubilados y el monto que se destinará a subsidiar las tarifas, en medio del congelamiento por 180 días.

Melisa Sala, de LCG, hizo el ejercicio: la mejora fiscal sería de en torno a un 1,6%. Contabilizó que el bono adicional a jubilados de la mínima por $ 5000 mensuales en diciembre y enero implica un costo fiscal de un 0,14% del PBI, que se compensa con el hecho de que se suspenden las subas por movilidad por 6 meses. "En resumen, sólo para la mínima, los bonos equivalen a adelantar los aumentos que debían darse por movilidad. Y no tienen costo fiscal adicional", identificó. A esto se agrega que el bono a beneficiarios de la Asignación Universal por Hijos sería un 0,03% del PBI.

Desde los ingresos, calculó que las subas en los derechos de exportación implica mejora fiscal de 0,6% PBI, aunque podría ser un poco menor por el adelantamiento de las declaraciones juradas de venta.

El "impuesto para una Argentina inclusiva y solidaria (PAIS)", que es el 30%, por la parte de turismo generaría ingresos extras por 0,4% del PBI, mientras que lo que se aplique la compra de moneda extranjera prevén recursos por 0,7% PBI.

Para Matías Rajnerman, de Ecolatina, por retenciones se suman 0,5% adicionales, con lo anunciado hasta ahora. A eso agrega un 0,1% del producto por la suba de la tasa estadística de las importaciones y un 0,3% del PBI el dólar al turismo, y otro tanto por la compra para ahorro. Así suma en torno de 1 punto del PBI.

"En algún punto se está dando una señal fuerte a los acreedores", razonó. De hecho, el riesgo país cayó ayer 7,5% a 1977 puntos básicos.

Juan Ignacio Paolicchi, de EcoGo, dijo que bajo el supuesto de que unas 2,5 millones personas compran u$s 200 por mes a un tipo de cambio de $ 75 promedio en 2020, la recaudación arroja unos 0,7% o 0,8% del PBI más. Y a esto agrega un 0,6% o 0,7% del dólar turista. "El total va a ser entre 1,2% y 1,5% del PBI de la compra de dólares", razonó. Además calcula que cerca de 1 punto le va a agregar el cambio de esquema de las retenciones.

Santiago Gambaro, de Analytica, calculó que el impacto de las retenciones va a ser un poco menor, de 0,5 puntos del producto, aproximadamente.

Al impacto desde los recursos habrá que restar luego el de los gastos, una vez que se conozcan más detalles de las medidas, pero los analistas descuentan que aún así el impacto final será positivo desde el punto de vista fiscal.

Tags relacionados
Noticias del día