DESDE HOY, "ALLAN" BOGADO Y HÉCTOR YRIMIA SER N ESCOLTADOS POR PERSONAL DE LA POLIC A FEDERAL

El juez Lijo puso custodia a los dos espías que Nisman denunció como agentes de Cristina

Fueron mencionados por el fallecido fiscal como nexos de la ex SIDE en la negociación con Irán, que involucra a la Presidenta, para encubrir el atentado a la AMIA de 1994

El día después de revelar la denuncia por encubrimiento contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que el fallecido fiscal Alberto Nisman presentó en su juzgado, el juez federal Ariel Lijo dispuso darles custodia a los dos presuntos agentes de la ex SIDE que están involucrados en el escrito, Ramón Allan Bogado y Héctor Yrimia. Así lo determinó después de que le elevara el pedido el fiscal Ramiro González, a cargo de la causa. Ambos tomarán contacto con el personal de la Policía Federal designado a partir de hoy, después de que Lijo ratifique a responsables de la fuerza los domicilios que fijaron los supuestos espías. Además, Diego Lagomarsino, el colaborador de Nisman que le prestó el arma con el que se produjo el disparo que derivó en su muerte, desde anoche se encontraba con custodia personal.

Bogado e Yrimia fueron sindicados por Nisman como miembros de inteligencia que habrían sido parte de las negociaciones del plan ideado por la Presidenta para desincriminar a Irán del atentado a la AMIA que dejó 85 muertos en 1994. Bogado, de 44 años y conocido como "el misionero", es marcado por Nisman como uno de los nexos que estableció el Gobierno con representantes de Irán en los contactos que derivaron en el memorándum de entendimiento entre ambos países por el caso AMIA, aprobado en el Congreso en febrero de 2013. Desde la Secretaría de Inteligencia negaron toda relación con él y citaron que el año pasado fue denunciado por presentarse como parte del organismo cuando, en realidad, nunca lo integró.

Yrimia, en tanto, es un ex fiscal del caso AMIA y ex juez de Instrucción, que se presenta en el sitio web de su estudio de abogados con una larga lista de lauros, destacándose sus experiencias trabajando con el FBI y la DEA y sus especializaciones en materia de seguridad.

En una entrevista con radio Del Plata, ayer. Yrimia consideró que la acusación en su contra no implica "ningún delito", al tiempo que calificó como una "novela de cuento" a la denuncia del fallecido fiscal. El apuntado por Nisman lamentó la muerte del fiscal pero negó la responsabilidad que éste le adjudicaba en el escrito respecto al armado de la "pista falsa" para adjudicar a "fachos locales" el atentado a la AMIA y así encubrir a los ex funcionarios iraníes imputados. "Es un disparate", sentenció, para luego admitir conocer, sólo por un par de encuentros, al líder de Quebracho Fernando Esteche, mencionado por Nisman también como partícipe de la operación. Sobre Bogado, sostuvo, lo veía "en partidos de Vélez", pero negó toda relación comercial y empresarial. Además, dijo que jamás vio al dirigente Luis D Elía también denunciado, y que con el desplazado agente de la ex SIDE Jaime Stiusso se conocían, pero no tenían "trato cotidiano".

Respecto a la posibilidad de que Lijo cite a declarar a Bogado y a Yrimia en el corto plazo, por ahora está descartada. "Está recontra en veremos esa posibilidad", le dijo una fuente del caso a El Cronista, advirtiendo que recién se trata de una denuncia y que hay que esperar a ver si se configura en un nuevo expediente tras la feria judicial, que concluye el próximo 2 de febrero.

Por el momento, el fiscal González y su equipo están trabajando en el contenido de las escuchas que presentó Nisman, mientras que Lijo se ocupará de asegurar los custodios para los acusados. La denuncia que el ex fiscal presentó la semana pasada en el juzgado de Lijo involucra a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al canciller Héctor Timerman, a Esteche, D Elía y al diputado Andrés Larroque.

Como Lijo se encontraba de vacaciones, la denuncia la tomó la jueza María Servini de Cubría, que lo reemplazaba y decidió no habilitar la feria porque, creía, no ameritaba la urgencia. Fuentes judiciales citaron, incluso, que Nisman admitió a Lijo que era mejor tratar la denuncia en febrero, "así reunía más pruebas". Y también se mostraron sorprendidos porque el ex fiscal no anotició a Servini del tenor que tenía su denuncia, presentada en la mesa de entradas del juzgado de Lijo. Creen que la jueza hubiera habilitado la feria, sobre todo teniendo en cuenta que existía una muy buena relación entre ellos, al punto que las hijas del fallecido fiscal coincidían habitualmente en cumpleaños con las nietas de la magistrada.

Tags relacionados