El gasto social porteño, con retraso: sólo se ejecutó 40%

Hasta junio, había partidas subejecutadas en programas para el acceso a productos y servicios de primera necesidad, inclusión laboral, apoyo a microemprendedores y soluciones habitacionales.

El gasto social en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires muestra, consignando los primeros seis meses del año, señales de subejecución en áreas destinadas a contener las necesidades de la población más vulnerable. Entre enero y junio, el ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano (homólogo local de Desarrollo Social) había gastado menos del 40% de su presupuesto total, estimado en $ 11.288 millones, y del cual $ 6656 millones (59%) consisten en transferencias a través de diversos programas.

Tras la disparada del dólar y con incertidumbre en alza, el Gobierno nacional anunció esta semana una ampliación de la ayuda social para contener los efectos de un nuevo escenario económico que amenaza con desgastar los índices de pobreza y nivel de actividad. Con esta carta en juego, desde la cartera porteña de Desarrollo salieron a defender el nivel de ejecución de la asistencia y auguraron una mayor llegada en lo que viene. "La ejecución presupuestaria siempre se estabiliza en el tercer trimestre y se consolida a fin de año", respondieron a la consulta de este diario desde el entorno de la ministra Guadalupe Tagliaferri, que prefirió no hacer declaraciones.

De acuerdo a los detalles del nivel de ejecución presupuestaria que publica periódicamente el ministerio porteño de Economía y Finanzas, y que analizó El Cronista, los programas que se instrumentan desde la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión insumieron hasta junio $ 64,9 millones de los $ 566,2 millones totales; es decir, apenas el 11,5%.

De igual modo, la Dirección de Niñez y Adolescencia consumió $ 550,7 millones de sus $ 1563,7 millones, equivalente al 32,8%. La Dirección de Ciudadanía Porteña, con un presupuesto de $ 2100 millones, apenas gastó $ 501,7 millones (23,9%), y la de Economía Social, $ 47,2 millones (30% de sus $ 157,8 millones anules). Aparte, la Unidad de Gestión de Intervención Social, dependiente de la Dirección de Atención Inmediata, no gastó un solo peso de los $ 54 millones habilitados para construcciones en villas y asentamientos.

Visto por acciones específicas, el programa "Con todo derecho - Ciudadanía porteña", dedicado a atender a familias en situación de vulnerabilidad con subsidios destinados al acceso a productos de primera necesidad, el cuidado de la salud y la continuidad educativa, apenas había gastado el 23,9% de su presupuesto para mitad de año.

Al respecto, referentes sociales dijeron a este diario que el programa "empezó a recortarse luego de unos relevamientos que peinaron los barrios haciendo encuestas a los vecinos, preguntándoles qué electrodomésticos tenían en la casa, y que luego se cruzaban con los datos con la Asignación Universal por Hijo (AUH)", que otorga Nación. La misma fuente agregó: "Quien cobra la AUH, ya no puede recibir el Ciudadanía". Desde el ministerio señalado negaron los achiques: "Quien solicita y califica para el programa, accede". 

Del mismo modo, el programa "Red Primeros Meses", que busca fortalecer centros de primera infancia y juegotecas barriales, ejecutó $ 201,5 millones de sus $ 923 millones presupuestados (21,8%); el programa de Formación e Inclusión Laboral, destinó $ 46 millones de sus $ 151 millones totales (30,5%), y el Programa Municipal de Microempresas (Promudemi) apenas ejecutó 18% de las partidas: $ 1.130.000 de $ 6,2 millones autorizados para 2018.

Por fuera de esta jurisdicción, otras áreas con enfoque social también muestran una baja ejecución de sus partidas. La Secretaría de Integración Social y Urbana, dedicada a la reconversión de la Villa 31, ejecutó hasta junio el 19% de su presupuesto, con $ 680 millones de los $ 3578, 2 millones. El Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), dedicado a dar créditos y construir en zonas carenciadas, promediando el año se desprendió de $ 1736 millones sobre los $ 6058 presupuestados (28,7%). Como contrapartida de estos índices, sus niveles de compromisos asumidos (es decir, obligaciones contraidas, pero sin haber concretado pagos) estaban en 42,6% y 51,5%, respectivamente.

Tags relacionados