CRECIÓ 36% EN EL TERCER TRIMESTRE FRENTE AL INCREMENTO DE 47% DEL RESTO DE LAS FINALIDADES

El gasto público social crece menos que el destinado a los sectores económicos

El gasto público social de la nación creció 36% en el tercer trimestre respecto al mismo período del año anterior, muy por debajo del resto de las erogaciones que aumentaron un 47%, un incremento nunca alcanzado en los últimos años.

El gasto público social es el que se destina para la seguridad social como jubilaciones y pensiones pero también para mantener planes como la Asignación Universal por Hijo y la educación pública. El nivel ejecutado alcanzó el 75,8 % del crédito vigente, lo que para los especialistas es compatible con el tiempo transcurrido.

En particular, el gasto público social ejecutado al tercer trimestre del año 2013 ascendió a $ 310.510 millones, según el informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) dado a conocer ayer. En el trimestre se presentó un retroceso respecto a la prioridad del gasto social, otorgándosele mayor importancia a los sectores económicos, impulsados por los subsidios que impactaron en el nivel del gasto público total. Dicho efecto no se había verificado en 2012, como tampoco en el segundo trimestre de este ejercicio, cuando el crecimiento del gasto público social había superado al de las restantes finalidades, precisó la asociación en el documento.

De esta manera, mientras que en 2012 los gastos sociales explicaban el 63% del total, ahora representan el 61%.

Los subsidios económicos son una de las principales preocupaciones del flamante equipo económico por lo que se están analizando recortes. Sólo en los nueve primeros meses del año, acumularon un alza del 55%, ya superaron lo gastado por ese concepto en todo 2012 y según cálculos privados llegarían a los $ 140.000 millones a fines de 2013, repartidos casi íntegramente a los sectores de energía y transporte.

Los gastos sociales se encuentran fuertemente concentrados en la función Seguridad Social, que cubre casi los tres cuartos de los mismos. Si se suman los de Educación y Salud (11% y 6%, respectivamente), se cubre el 88% de los servicios sociales de la administración pública nacional.

Los programas de la Seguridad Social, en la que se agrupan los de la ANSeS fueron los que impulsaron la ejecución hacia arriba, según especificó la ASAP. En este sentido, sobresalieron por su sobre ejecución las Pensiones no Contributivas (88,1%) y su complemento, la Atención médica a los Beneficiarios de Pensiones no Contributivas (88%). En tanto, las Asignaciones Familiares tradicionales junto con la Asignación Universal por Hijo ejecutaron el 83,4% y 80,7% del crédito, respectivamente.

Los programas clasificados en Vivienda y Urbanismo registraron una evolución heterogénea pero se destacó el rubro Otras Asistencias Financieras, en la cual está incluido el ProCrear con la utilización del 100% del crédito en el trimestre ($ 4.000 millones). En tanto, el programa Desarrollo de la Infraestructura Habitacional TECHO DIGNO ejecutó 73,5% del crédito y el Fortalecimiento Comunitario del Habitat, utilizó prácticamente todo su presupuesto. En tanto, los programas Acciones para el desarrollo de la Infraestructura Social, y Acciones para el mejoramiento de la Infraestructura Básica sub ejecutaron el presupuesto (24% y 52%).

Tags relacionados