El gasto público primario sin Covid crecerá 7,6% real en 2021, según el Presupuesto

Es lo que transmitió el Ministerio de Economía. Coexistirá con un déficit primario de 4,5% del PBI, que se lograría solamente al eliminar los gastos extraordinarios por la Covid-19. Se duplica el presupuesto para inversión en "infraestructura productiva".

El gasto público seguirá en ascenso el año que viene, a pesar de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) pide un ajuste en las cuentas para acordar las condiciones de repago del préstamo por u$s 45.000 millones más intereses.

Ese es el mensaje que transmitieron en el Ministerio de Economía horas después de que el Presupuesto 2021 se aprobara ayer en la Cámara de Diputados.

En concreto, el gasto primario trepará el próximo año un 7,6% en términos reales si se descuentan los recursos que se destinaron para atender los efectos de la Covid-19 (Ingreso Familiar de Emergencia -IFE- y Asistencia al Trabajo y la Producción -ATP).

Y en la comparación con 2019, último año del anterior Gobierno, el gasto primario crecerá un 10,1% real.

La proyección de la cartera que conduce Martín Guzmán se basa en que habrá un crecimiento económico de 5,5%, que la inflación será de 29% y que el dólar oficial cerrará 2021 en $ 102,40.

Esto coexistirá con un déficit primario de 4,5% sobre el Producto Bruto Interno (PBI), una meta que se alcanzaría exclusivamente por la eliminación del "gasto Covid".

Para el resto de las cuentas, el Gobierno da la señal de que no solo no habrá ajuste fiscal (al menos por el lado del gasto), sino que habrá una expansión, sustentada en seis pilares: infraestructura productiva y social, Innovación y Desarrollo, salud pública, educación y conectividad, inclusión social activa y género y diversidad.

Por el lado de la infraestructura, que volverá a ser un motor de la economía, la generación de empleo y la competitividad de las empresas argentinas con un criterio inclusivo y federal", en 2021 se duplicará la inversión real respecto a 2019. Se destinarán allí $ 835.000 millones o 2,2% del PBI.

Desde el mes pasado, Guzmán busca fondos de organismos multilaterales (podría ser el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo -BID- o la ex Corporación Andina de Fomento -CAF) para la obra pública.

De esta forma, intenta revertir el esquema de financiamiento del déficit para conseguir la mayor parte a través de emisión de deuda en pesos con el mercado local y de deuda en dólares con estas instituciones, para requerir menos emisión monetaria del Banco Central (BCRA).

A su vez, "I+D" tendrá un salto real de 160% versus 2019, con una inversión de $ 187.000 millones o 0,5% del PBI.

En la misma línea, los recursos que se destinarán a salud pública serán $ 199.000 millones, 49% más que dos ejercicios anteriores.

La educación dispondrá de $ 483.000 millones o un 1,5% del PBI, con un alza de 11% real en relación a 2019. Y las políticas de género y diversidad contarán con $ 6205 millones, casi 15 veces más.

Los ejes del Presupuesto 2021 son la estabilización macroeconómica -después de tres años seguidos de recesión- y la sostenibilidad fiscal.

Y el objetivo es "construir un modelo de desarrollo sustentable en términos económicos, sociales y políticos que reúna en simultáneo cinco condiciones estructurales: inclusión, dinamismo, estabilidad, federalismo y soberanía".

De acuerdo a lo informado por el Gobierno, este incremento en el gasto será posible por la reducción en el pago de intereses de la deuda, de 3,4% a 1,5% del PBI. "El ajuste lo pagan los acreedores", dijo esta semana el presidente, Alberto Fernández.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios