El desafío de Scioli será gobernar con poder; el de Macri o Massa armar una coalición exitosa

La Argentina tiene que atravesar en los próximos años dos desafíos políticos impostergables. El peronismo debe poder gobernar con el heredero de un liderazgo fuerte como presidente. Y la oposición debe poder armar una coalición y gobernar exitosamente un período mientras el peronismo está en la oposición. Las dos modalidades tienen antecedentes nefastos. Héctor Cámpora fue el heredero del liderazgo de Juan Domingo Perón en 1973 pero la fórmula "Cámpora al gobierno Perón al poder" duró apenas 49 días y terminó precipitando al país a una pesadilla de violencia y muerte que aceleró el tránsito hacia la dictadura. La Alianza de la UCR y el Frepaso también descendió hacia el fracaso, tras una debacle política, económica y social que terminó en 2001 con muertos y abandono del poder.

Si Daniel Scioli es el próximo presidente deberá construir su propio liderazgo y superar el desafío de la influencia que Cristina Kirchner intenta mantener en el peronismo. La fórmula "Scioli al Gobierno Cristina al poder" probablemente repita las dificultades del pasado. Tampoco serán fáciles las gestiones de Mauricio Macri o de Sergio Massa si llegan a la Casa Rosada. Tendrán que liderar coaliciones de diferente sesgo político con la amenaza del peronismo en la oposición y sostener la calidad de la gestión de gobierno sobre la base del diálogo y consenso. Son desafíos enormes y requieren el temple de estadistas en nuestros dirigentes. Sin esos atributos, la Argentina seguirá demorando su destino.

Tags relacionados