El delgado hilo que ata la suerte de un proyecto presidencial a un resultado local

A cinco días del inicio de la campaña para las primarias presidenciales, el resultado que arrojen el domingo las elecciones porteñas y cordobesas funcionarán como la última prueba testigo con la que, por encima de las encuestas, contará la oposición a la hora de medir las fuerzas con las que contará para disputar el poder nacional al kirchnerismo.


En ambos distritos se pone en juego no solo la continuidad del proyecto local, sino las aspiraciones de quienes con más o menos chances, buscan llegar al sillón de Rivadavia: Mauricio Macri y José Manuel de la Sota. Si bien una victoria local no garantiza una transferencia de ese resultado a nivel nacional, el delgado hilo que une ambas instancias marca que un traspié de sus delfines los dejaría sin posibilidades de seguir el crecimiento de Daniel Scioli en los últimos sondeos.


El kirchnerismo observó días atrás como la mejora de su candidato en Santa Fe y el triunfo socialista neutralizaron el empuje que una victoria de Miguel Del Sel le hubiera dado a la postulación de Macri. Y para replicar ese efecto, se plantea llegar a un ballotage porteño y superar a la alianza cordobesa que integra el PRO, aunque no alcance al delasotismo.


Para la foto, se reserva el resultado de las urnas riojanas, donde se exhibirá junto al menemismo. La de ayer, ya mostró a la fórmula presidencial abrazada con Máximo Kirchner. Dos supuestos extremos del peronismo que juegan en un mismo bando para garantizar la continuidad del modelo K. Los resultados del domingo definirán las chances reales de dos de los candidatos que pretenden cambiarlo.

Tags relacionados
Noticias del día