El consumo se recupera, pero solamente comparado con un flojo 2014

Las recientes medidas adoptadas por el Gobierno para alentar las ventas detuvieron las caídas en algunos rubros. Pero aún están lejos los niveles previos al 2013. Los bienes durables son los más rezagados en un año en que las expectativas de consumo siguen cerca de máximos históricos.

En los últimos meses comenzaron a registrarse en algunos rubros relacionados al consumo mejorías que alientan al mercado pero que no terminan de ser genuinas teniendo en cuenta que los números son comparados con un 2014 en donde las ventas se derrumbaron.

Las ventas en shoppings se recuperaron en el primer trimestre del año, pero para operar en valores similares a los de 2013. También las ventas en supermercados acumulan tres meses consecutivos de alzas y, según la Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME), abril fue el quinto mes consecutivo de aumento de las ventas minoristas.

El Gobierno viene tomando distintas medidas con las que busca recuperar el consumo de las que la más reciente fue la anunciada el lunes por el ministro de Economía, Axel Kicillof, de una reducción en el impuesto a las Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia que cobran entre $ 15.000 y $ 25.000 brutos por mes. También se anotan en el rubro los aumentos de asignaciones, los planes Ahora 12, Pro.cre.auto y Precios Cuidados, o los programas Renovar (para el recambio de electrodomésticos) y “A Rodar”.

Sin embargo, para Eric Ritondale, economista senior de la consultora Econviews, “este tipo de medidas intentan dar un impulso pero no alcanza para modificar de lleno el consumo de bienes durables como autos o motos”.

Los patentamientos en abril, por ejemplo, bajaron 4,1% en la comparación interanual, según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). El presidente de ACARA, Abel Bomrad, señaló que los datos de abril muestran una desaceleración de la caída de ventas y que eso da cierta esperanza de que próximamente se pueda retomar la senda de crecimiento.

“En un año electoral y en un contexto de paritarias, son previsibles estas medidas, aunque sin embargo el tema cambiario le quita posibilidad de recuperación al consumo”, agregó Ritondale. Pese a esto el economista, reconoce que en lo que resta del año el consumo puede mantener los números positivos pero con alzas de un digito.

El índice de Confianza de la UTDT sigue mostrando un mayor optimismo, y se encuentra un 13% por debajo del máximo de los últimos cinco años. “La mejora se da tanto en las perspectivas personales como de las condiciones macro”, sostienen desde la consultora Proficio Investment.

La desaceleración de la inflación en los últimos meses tambien ayuda a aumentar el poder adquisitivo en lso bolsillos de la gente.

En este sentido, Luciano Cohan, Economista Jefe de Elypsis explicó que: “La combinación de atraso cambiario, caída de brechas y tarifas congeladas llevaron a una disminución en el ritmo de la inflación que ha permitido mejoras en salarios reales que, junto a un aumento en la confianza al consumidor, han traído mejoras en el consumo privado”.

Según destaca un informe de la Elypsis, “es posible observar un repunte en el consumo privado impulsado por un aumento en la confianza del consumidor y salarios creciendo por encima de la inflación”.

Por último y en este sentido, desde el Banco Ciudad apuntan que “el Gobierno continúa con su estrategia tendiente a estabilizar la economía a corto plazo, sin atacar los desequilibrios macroeconómicos existentes”. Y que “con el reciente refuerzo de las reservas internacionales, el Banco Central se siente más cómodo para sostener un ancla cambiaria que, hasta el momento, permitió moderar la inflación y detener la caída del nivel de actividad, sumando además algunas medidas pro consumo”.

Tags relacionados