El congelamiento de los alquileres y la prohibición de las ejecuciones hipotecarias saldrán por decreto

El oficialismo convocará a la oposición para que dé el visto bueno a la medida, ante las dificultades para que el Congreso sesione en la actual emergencia. El objetivo es tenerlo redactado lo antes posible. 

Luego de que el presidente Alberto Fernández anunciara el envío de un proyecto de ley al Congreso para congelar alquileres y prohibir ejecuciones hipotecarias por 180 días, para paliar los efectos del coronavirus en la economía, hoy, el Ejecutivo dio un giro y decidió que la iniciativa salga por Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), y evitar así su paso por el Poder Legislativo. Los argumentos sobre el cambio de instrumento fueron que la medida debería entrar en vigencia lo antes posible, y la reticencia del líder de la bancada oficialista del Senado a sesionar.

"Estamos mandando un proyecto del Poder Ejecutivo congelando alquileres por 180 días, impidiendo desalojos, prohibiendo las ejecuciones hipotecarias y congelando las cuotas", había dicho Fernández en una entrevista televisiva el miércoles. Pero, en la tarde de hoy, el Gobierno optó por hacerlo vía DNU, y agilizar los trámites. Aún así, convocará a la oposición para que le dé el visto bueno a la medida, que una vez oficializada, sería analizada por la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, para su convalidación.

La letra chica de la iniciativa está en manos del área de Legal y Técnica, que encabeza Vilma Ibarra y, según aseguraron desde su entorno, quieren avanzar para "sacarlo cuanto antes".

El Ejecutivo tomó esta determinación luego de que Fernández mantuviera una conversación virtual con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien había expresado su voluntad de sesionar si el Ejecutivo lo requería. "Probablemente, en los próximos días sea necesario convocar al Congreso para darles al Gobierno y a la Argentina instrumentos para poder gobernar. Hay temas como alquileres, despidos, impuestos, que inexorablemente requieren de leyes para que se puedan solucionar", había dicho el tigrense. A esto se le sumó la "absoluta disposición a sesionar en caso de ser necesario" por parte de la oposición.

Desde el Senado, en tanto, las probabilidades de sesionar estaban más trabadas: el presidente del bloque oficialista, José Mayans, ya había expresado su rechazo, entre otros motivos porque buena parte de los miembros de la Cámara alta son población de riesgo. Además, coincidía con la bancada opositora en que, en un momento en el que se debe ser "expeditivo", el Ejecutivo debía apelar a un DNU.

En diálogo con este medio, el líder de la bancada Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, consideró que, con la tecnología que existe, "el Congreso no puede paralizarse", es por ello que dio por descontado que, una vez que se oficialice el decreto, la Bicameral, de la que él es vicepresidente 1°, seguramente se reunirá "virtualmente" para tratar este y todos los DNU que tengan relación con el Covid-19. De todas formas, aclaró que aún "nadie del oficialismo" lo contactó.

Además de la negativa que expresó el oficialismo en el Senado, fuentes parlamentarias le dijeron a este medio que, la urgencia del tema habría hecho que el Ejecutivo se inclinara por el DNU ya que la iniciativa debería regir antes del 5 de abril, "cuando se pagan alquileres y cuotas".

Tags relacionados