YA PREPARAN NUEVO ENCUENTRO ANTES DE FIN DE AÑO

El PJ Federal suma siete gobernadores pero evita hablar de candidaturas

Buscarán incorporar a otras fuerzas por fuera del peronismo. El límite sigue siendo Cristina Kirchner y cada vez son más críticos del gobierno de Cambiemos

A las 19.22, Juan Manzur salió de la sede del PJ nacional luego de compartir mesa con su titular, José Luis Gioja, y Daniel Scioli, entre otros. Dejó un mensaje: "Trabajaremos para que el próximo Presidente sea peronista". A las 19.36, raudo, el tucumano fue el último de los nueve gobernadores en llevar al primer encuentro ampliado del PJ alternativo, en la Casa de Entre Ríos porteña. Al "Grupo de los 4" original (Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto y Sergio Massa) se sumaron ayer siete mandatarios. Manzur fue el único que trascendió las fronteras de la división justicialista (con una interna abierta en sus pagos con su antecesor José Alperovich): 100% peronista.

Con la misma incertidumbre del line up del Lollapalooza, con misterio en las invitaciones para evitar faltazos, la asistencia sorprendió hasta a sus organizadores. Al anfitrión Gustavo Bordet, el ya mencionado Manzur, sumaron Mariano Arcioni (Chubut), Domingo Peppo (Chaco), Hugo Passalacqua (Misiones), Sergio Casas (La Rioja) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego). Salomónica, la catamarqueña Lucía Corpacci estuvo rumoreada en ambos eventos pero no fue a ninguno.

De cara a un futuro encuentro de fin de año (con Mar del Plata como escenario tentativo), buscar ampliar el ampliado G11. "La decisión es conformar una alternativa que compita como una fuerza política en las elecciones", anticipó Schiaretti. El cordobés además pronosticó un posible "pacto de la Moncloa" argentino porque "al país no lo saca una sola fuerza": adelantó un llamado a otros espacios, como el socialismo, el GEN de Margarita Stolbizer y provinciales.

Salvo el senador rionegrino, al menos ante los micrófonos, otros parecieron moderar su posición frente al sector K, electorado que más tarde (un ballottage) o más temprano (las generales) precisarán seducir. "Está más para una evaluación histórica que periodística". Pichetto, sin ir más lejos, fue el único que nombró a la ex Presidenta con nombre y apellido. "No creemos en la confrontación, en esquema binario Macri/Cristina. Hay un espacio interesante que podemos ocupar. No lo digo yo: lo dicen las encuestas", razonó.

Una reedición de la fallida "ancha avenida del medio" massista que este flamante G11 está convencido que en 2019 sí funcionará. "Hay dos espacios con visibilidad", admitió Urtubey, en referencia al actual y al ex oficialismo. El salteño también habló de un "espacio superador", convocando a otras fuerzas por fuera del PJ. El límite parece ser, por ahora, CFK. Y claro, el Gobierno, al que todos le dedicaron sus dardos. "Somos opositores porque el país tiene derecho a una alternativa al ciclo cumplido del pasado y al fracaso al Gobierno de Macri", rubricaron con un comunicado conjunto. "Primero hay que darle forma a este espacio y después hablar de candidaturas", añadió Urtubey, que no puede volver a reelegir en Salta y se descuenta su boleta presidencial. Cómo definir su postulante es la otra piedra en el zapato de Argentina Federal (como se bautizaron). Otra diferencia marcó Pichetto en este punto: fue el único en refrendar su ya lanzada precandidatura presidencial.

"Hay que mostrar que hay una alternativa. La discusión de nombres hay dejarla para el año que viene", pidió Massa.

Tags relacionados