El Gobierno trazó un plan para que Alberto Fernández apure obras eléctricas por u$s 1500 millones

La Secretaría de Energía dispuso un plan director para que se construyan redes de transporte eléctrico, estaciones transformadoras y subestaciones que refuercen el anillo urbano. Reconocen error con los PPP.

Unas semanas antes de dejar el Gobierno, la Secretaría de Energía diseñó un plan director para que la administración de Alberto Fernández apure la extensión de las redes de transporte eléctrico, un área postergada en estos últimos cuatro años.

Después de insistir con los programas de Participación Público-Privada (PPP), que fracasaron por la escalada del riesgo país, en Energía reconocieron que demoraron demasiado buscando ese modelo de financiamiento y reactivaron en los últimos meses obras de transmisión.

A mediados de noviembre, la Secretaría de Recursos Renovables y Mercado Eléctrico dictó las resoluciones 41 y 45, con las que definió las obras prioritarias para reforzar el sistema.

La principal es la Estación Transformadora (ET) Plomer, localidad bonaerense ubicada a 90 kilómetros de Capital Federal, en las afueras de Marcos Paz.

Allí se transformará la tensión de 500 kilovoltios -kV- a 220 y 132 y se realizarán obras complementarias como la Línea en Alta Tensión (LAT) en 132 kV desde Plomer y hasta la ET Ezeiza, que tendrá adecuaciones para la mitigación de corrientes de cortocircuito.

Otra obra primordial es el tendido de 490 kilómetros de la Línea de Extra Alta Tensión (LEAT) en 500 kV que iba a correr entre la ET de Río Diamante, Mendoza, y la nueva ET en Charlone, Buenos Aires, junto a otras ET y obras complementarias en 132 kV.

Su licitación fue recientemente postergada hasta el 31 de marzo de 2020, con lo que será el próximo Gobierno que la adjudique.

Como contó El Cronista, los técnicos quieren mallar el tejido urbano, cuyas líneas están al límite.

La idea oficial es que la Etapa I del plan se cumpla en el corto plazo (poco más de 1 año de evaluación técnica y menos de 3 años hasta la finalización) y que se trabaje en conjunto con la Unidad Especial Sistema de Transmisión de Energía Eléctrica (UESTEE), además de los otros organismos encargados de la planificación y el despacho.

En diciembre de 2015, el Gobierno de Cambiemos decretó la "emergencia eléctrica", ante el serio riesgo de que los cortes de luz se repitieran y masificaran en el verano.

Se concentró en mejorar la generación y la distribución y postergó obras de transmisión, que recién reactivó en estos últimos meses con la energización de la ET La Rioja Sur (de 500 kV a 132) y la ET Vivoratá (de 500 a 220 kV), que inaugurarán mañana y que reforzará el servicio en las zonas aledañas a las localidades bonaerenses de Mar del Plata, Necochea y Villa Gesell.

"Si en 2020 se puede financiar, que no se pierda más el tiempo", comentaron en reserva fuentes de Energía sobre el futuro del plan TransportAr. Éste deberá ser reevaluado anualmente en base a las necesidades que se proyecten debido al crecimiento del parque de generación y la demanda de electricidad, cuando Argentina retome el sendero del crecimiento económico.

Con todo, una de las principales críticas que hacen referentes del kirchnerismo a la gestión energética de Mauricio Macri es que no se hizo ni un kilómetro de líneas de transporte eléctrico.

En Energía reconocieron que no fue prioridad en los primeros tres años, pero que la reactivación desde marzo de algunas obras sumó casi 1000 kilómetros, que generaron más de 1200 empleos directos y otros 1300 puestos de trabajo indirectos.

Tags relacionados